Press "Enter" to skip to content

Editorial | Les Peppitanich

Por Cristian Muriel | ¿De qué hablan el PJ chaqueño y sus amigues cuando reclaman “un entendimiento similar al nacional”? Fue el eje del encuentro que este martes mantuvieron funcionarios, exfuncionarios y entenados coquistas y peppistas, “dirigentes” y “militantes”, en la UTN de Resistencia.

Podría ser novedoso: Coqui Vice, Peppo Gobernador. A fin de cuentas fracasaron las opciones Peppo Gobernador – Capitanich senador, y viceversa. Ojo: nadie dijo eso explícitamente, y parece una tesis demencial, pero nunca se sabe.

El exmilitante Fabian Ríos, del Espacio Bicentenario, tuvo la astucia de realizar la convocatoria en suelo neutral, fuera de los pesados muros del PJ. Lo acompañaron Juan Manuel Pedrini, los ministros Roberto Acosta y Jessica Ayala, el titular de Turismo, Mauro Flores, y el exsubsecretario Joven, Emilio Goya, entre otros.

Preocupados por las indefiniciones, pidieron a los líderes “aplicar en la provincia un entendimiento similar al nacional, que contiene en una propuesta electoral a varias vertientes del justicialismo”.

Las bases agarran víboras con la mano. Sólo necesitan un rincón seco y tibio. El problema parece ser de cúpula. Y parece ser de Coqui, que no afloja. Porque, vamos: Acosta, Ayala y Flores no subieron al escenario para hacerle reproches a su patrón, por más que esos reproches sin nombres propios sean más ambiguos que sentencias del I Ching.

Ahora bien, ¿hay motivos políticos o electorales para pedir “sintonía” en Chaco? No. La búsqueda de una propuesta “que contenga a todos los sectores del justicialismo” similar a la seguida por les Fernández a nivel nacional es falaz. Acá lo que se necesita es alineación, no balanceo.

El armado de les Fernández tuvo en cuenta el alto piso electoral de Cristina, sin el que ningún dirigente peronista puede aspirar en serio a llegar a la Rosada, pero también reconoció sus dificultades para perforar un techo contaminado por el discurso de ‘la grieta’. El impacto de la presentación de la fórmula fue abrumador, y la incorporación del jugador más importante del ‘tercer sector’, Sergio Massa, demostró que no se equivocaban.

Pero en Chaco no es lo mismo: Jorge Capitanich tiene un piso electoral alto, y un techo aún más alto, mientras Domingo Peppo no tiene piso. Su obstinación, por tanto, carece de explicación política. Es personal. Luego, ¿es Peppo capaz de especular con un virtual escenario de balotaje que terminaría beneficiando, en un giro argumental dramático, a Carim Peche, que no gasta ni en afiches para la campaña?

En todo caso las palabras de Jessica Ayala -ojos, oídos y boca del presidente del partido-, casi a la defensiva y como pidiendo permiso, parecen abrir otra puerta: la ministra de Gobierno instó a “aportar al diálogo sin soslayar el esfuerzo y sacrificio realizado por el Gobierno para sostener y crear fuentes de trabajo golpeado además en estos últimos meses por una emergencia hídrica”. ¿Está ofertando “el esfuerzo y el sacrificio realizado por el Gobierno”?