Press "Enter" to skip to content

La visita de CFK este sábado puede definir la interna peronista, para bien o para mal

El peronismo chaqueño está en llamas. La interna perdió las formas, como si no hubiera un mañana. Durante la presentación de las listas Domingo Peppo se burló de Jorge Capitanich porque habla en difícil, y se jactó su propia simpleza. A su lado, Elda Pértile, la candidata provida, se retorcía con incomodidad mientras Marcelo ‘Colo’ González se desternillaba y aplaudía ante cada agravio.

Esa foto de un peronismo un poco ultrajante, quemador de naves o de ataúdes, contrasta con la imagen urbana, políticamente correcta de Capitanich y sus acompañantes, y por un momento hace olvidar que no es una lista ni de consenso peronista ni de consenso social, sino un menú camporista bajado por Cristina Fernández, tal como lo hizo en otros distritos.

En Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, de 10 candidaturas a diputados nacionales el camporismo metió 5. En Chaco, 2 de 3. En senadores no es muy diferente: en Capital, Neuquén, Tierra del Fuego y Río Negro, encabezan kirchneristas; en Chaco, tras el previsible corrimiento de Coqui que parece haber redefinido el concepto de candidatura testimonial, irá Marín Pilatti Vergara, “la diputada rollinga modo selfie” de Unidad Ciudadana, según la nomenclatura de Gustavo Martínez.

El veto de Cristina a la lista de unidad fue parte de un sistema aplicado en todos los distritos que eligen senadores este año, aún a costa de lo que con el tiempo podría llegar a ser la interna de les Fernández, ya que Alberto no veía con malos ojos ni a Peppo gobernador ni a Peppo senador.

Repasando las encuestas, a lo que parecía un ineluctable triunfo de Jorge Capitanich en una elección para Gobernador hay que someterlo a una serie de operaciones matemáticas no lineales: la crisis autoinfligida de Chaco Somos Todos, que no levanta cabeza, le da puntos; el desgaste que le ocasionará militar precandidatos sin votos, se los resta; la interna contra todo el PJ y una buena cantidad de intendentes, agudizada por la obediencia debida a una Cristina a la que le importan más las bancas nacionales que la gobernación de provincias marginales, se los resta.

Lo peor que le puede pasar al Chaco peronista es sentir que Cristina lo desprecia. Veremos si este sábado, cuando presente “Sinceramente” en Resistencia, logra aplacar los ánimos, o si los solivianta mostrando un claro favoritismo por Coqui y un nuevo ninguneo hacia Mingo.

| Por Cristian Muriel.