Press "Enter" to skip to content

Así justifica Educación el polémico adelantamiento de las vacaciones de invierno

Los considerandos de la resolución que se difundió este jueves indicaban que “debido a las razones climáticas provocadas por las bajas temperaturas en toda la provincia, se considera necesario modificar [la] fecha” del receso de invierno, adelantándola al miércoles 10 de julio. Es, pues, una “medida preventiva” para evitar que recrudezcan las enfermedades respiratorias.

“Pese a estas medidas [limpieza de escuelas, etcétera] siguen los casos de gripe, por eso se determinó adelantar tres días el inicio de las vacaciones escolares de invierno, que estaban previstas que comenzaran el lunes 15 de julio”, argumentó esta tarde el Ministerio, y dijo que “se evaluará si hace falta extender el receso escolar hasta el viernes 26 de julio”.

O la ministra Marcela Mosqueda sabe algo que el resto de los chaqueños desconoce, o están improvisando a niveles históricos. Porque a falta de otros fundamentos (una epidemia, una catástrofe natural) queda claro que el único problema para las autoridades es el frío, y ni siquiera se trata del invierno más frío que haya sufrido el Chaco.

Ahora bien, si con temperaturas sobre 0ºC la Provincia decreta un adelantamiento de las vacaciones, será mejor que el 23 de julio, o el 26, cuando sea que concluya el receso, la temperatura vuelva a subir a niveles que el ministerio considere razonables, porque si se mantiene el fresco no se justificará el dictado de clases hasta octubre o noviembre.

En tanto, las familias chaqueñas que hayan hecho planes con antelación para pasar las vacaciones (para la mayoría, la única forma de pagar un viaje en avión es con varios meses de anticipación) tendrán que costear el desfasaje ocasionado por esta medida, y después justificar ampliamente en trabajos y escuelas por qué llegaron uno o dos días después de que se reanudó la actividad.

Todo muy raro.