Press "Enter" to skip to content

Sin bondi hasta el lunes

Desde las cero horas de este viernes está suspendido el servicio de colectivos urbanos e interurbanos del Gran Resistencia, así como las unidades del Chaco-Corrientes de la empresa Ataco Norte (no así los móviles de la correntina ERSA).

Trabajadores esperaban que las empresas depositaran los alrededor de $10.500 de aumento comprometidos para julio, pero esto no ocurrió, por lo que la medida de fuerza se extenderá a lo largo del fin de semana.

Es un conflicto recurrente que no encuentra solución, tanto por la complejidad de la estructura salarial de los trabajadores, cuyos ingresos se complementan con aportes de distintos orígenes (no sólo de la venta de boletos sino de diversos subsidios provinciales y nacionales que se rigen por sus propios tiempos) como de la incapacidad de las empresas, en un escenario cada vez más volátil, de hacer previsiones.

Según el secretario general de la Unión Tranviarios del Automotor (UTA), Raúl Abraham, la medida podría levantarse en el transcurso del viernes, siempre y cuando se hagan los depósitos. Por el momento, el paro es por tiempo indeterminado y podría derivar en sanciones de las autoridades de Transporte de la Provincia y de los municipios a las empresas.

Para no ir al paro, el 5 de agosto los empresarios patearon la pelota para adelante comprometiéndose a abonar un aumento del 20 por ciento correspondiente a junio, y la diferencia del 50 por ciento pendiente de julio, de unos $10.500, lo que no se hizo.