Press "Enter" to skip to content

Los insólitos diez puntos que Cambiemos le propone a la oposición para un año electoral pum para arriba

Este jueves el gobierno nacional difundió una propuesta de acuerdo con la oposición para que el país no estalle y tenga continuidad democrática más allá de los comicios de octubre, gane quien gane.

No es idea del Gobierno. El primer capítulo de esta payasada fueron las reuniones y sondeos que los funcionarios del FMI tuvieron con economistas argentinos, desde Lavagna hasta Kicillof, para ver qué estaba haciendo mal Macri y qué harían ellos si ganaran las elecciones.

El segundo capítulo fueron los cables de noticias en los que el FMI advertía (y la prensa hegemónica amplificaba) que la incertidumbre por el futuro político de Argentina provocaba desconfianza de los mercados, corridas cambiarias y un alto riesgo país. Macri dijo al menos dos veces que el dólar se disparaba porque el mundo no quería volver al pasado.

El tercer capítulo son estos diez puntos, pero como la oposición ya siente el fuerte olor a gladiolos en el ambiente, los únicos que hasta ahora le dieron pelota a Macri fueron los referentes de Alternativa Federal –Sergio Massa, Miguel Pichetto y Juan Manuel Urtubey- con los que llegaron a sendos acuerdos parlamentarios en el pasado y piensan que podrían avanzar aunque sea un poquito. Con el jefe del Frente Renovador, para ser justos, la cosa estaría menos sencilla. Pichetto, por su parte, momificado políticamente y sin un voto en su distrito, agarra víboras con las manos.

Pero la “amplia convocatoria” no es tan amplia. Desde el entorno del ministro Rogelio Frigerio señalan que el kirchnerismo no podría sumarse a los diez puntos porque siempre se oponen a lo que viene de parte de la Casa Rosada, así que por las dudas ni los convocan.

Veamos los puntos.

[1]

Lograr y mantener el equilibrio fiscal

Cambiemos viene aplicando esta receta, que es del FMI, desde que asumió, pero su idea de equilibrio fiscal es ajustar para abajo: en los sueldos, en la quita de subsidios a los servicios básicos y consecuentes tarifazos, mientras genera oportunidades de negocios para los bancos, los pooles agroexportadores y las empresas energéticas.

¿Pero de qué equilibrio fiscal se puede hablar si Macri endeudó al país con un plan que no es sustentable, por lo que el escenario de default está a la vuelta de la esquina?

Las estimaciones más optimistas indican que Cambiemos terminará este gobierno con una deuda equivalente al 83% del PBI. Se necesitaría un superávit primario de entre el 3 y el 3,5% para que se abran los mercados y poder hacer frente a los pagos, pero se estima que Argentina crecería con suerte entre 0 y 1% durante los próximos cuatro años.

Punto 1, bochado: el creador del próximo default pide cuidar el gasto.

[2]

Mantener un Banco Central independiente que combata la inflación

Es un argumento falaz porque parte de la premisa de que ya hay un Banco Central independiente, y que la entidad ya combate la inflación. Los tres cambios de presidente en tres años sólo se pueden explicar por la falta de independencia y, en todo caso, por el agravante de la incapacidad para combatir la inflación.

[3]

Mayor integración al mundo

¿Promoviendo las políticas intervencionistas de EEUU sobre la soberanía de países hermanos de América Latina? ¿Retirándonos de los organismos multilaterales continentales como Unasur por su “alto contenido ideológico” y alineándonos con Chile y Bolsonaro? ¿Abriendo las fronteras comerciales cuando el mundo se repliega y apuesta al proteccionismo?

[4]

Consolidar la seguridad jurídica

Este es uno de los puntos más oscuros de la propuesta. Mauricio Macri pidió públicamente juicio político a un juez federal que investiga la mayor trama de extorsión y espionaje ilegal de la historia nacional, en la que están involucrados fiscales, jueces, espías, ministros, periodistas y legisladores, y que amenaza destapar la olla del ‘lawfare’ de las fotocopias de Centeno, ya que hasta Germán Garavano fue acusado de guionar la declaración del valijero Leo Fariña para incriminar a la expresidenta CFK.

“Consolidar la seguridad jurídica” es además un concepto ya conocido del menemismo, que aludía a garantizar los negocios de los empresarios amigos a través de los gobiernos. Ahora incorpora una nueva acepción: cuidar a la banda.

[5]

Creación de empleo con cambios en la legislación laboral

Es otra forma de decir “desregulación del mercado laboral” después de haber generado la destrucción de 140 mil empleos sólo en la industria.

[6]

Reducción de la carga impositiva a nivel nacional, provincial y municipal

¿Macri habrá entendido que eligió el camino equivocado porque el país tiene la mayor presión tributaria de los últimos 60 años? No es fácil creerle a quien prometió eliminar Ganancias y en cambio amplió su base imponible, y hoy pagan 750 mil personas más que en 2015.

Igual no es la primera vez que Cambiemos invita alegremente a las provincias y municipios a reducir sus rentas vía acuerdos fiscales sin poner nada a cambio. Que el costo lo paguen los otros.

[7]

Consolidar un sistema previsional sostenible

Apretar aún más a los viejos, con jubilaciones pesificadas que ya cayeron un 30%.

[8]

Consolidar el sistema federal

No entendemos a qué se refiere. ¿Un sistema informático?

[9]

Asegurar un sistema estadístico transparente

¿Acaso no lo tenemos?

[10]

El cumplimiento de las obligaciones con los acreedores

Órdenes son órdenes. Lo descabellado es que Cambiemos, que generó un endeudamiento que raya lo criminal (están siendo investigados cambios operados sobre la marcha en las condiciones iniciales de los créditos, que no pasaron por el Congreso), con un escenario de default ineludible, proponga un pacto para seguir pagando. ¿Con qué? ¿Con los impuestos evadidos por Correo Argentino, su empresa familiar?

A la pregunta sobre si el kirchnerismo y otros espacios opositores serían convocados a acompañar este compromiso de diez puntos para que el FMI no tenga problemas de gobernabilidad en Argentina, la respuesta parece evidente: que conversen con Massa, Pichetto y Urtubey, que son del palo.