Press "Enter" to skip to content

Stornelli, contra las cuerdas: la Cámara Federal de Mar del Plata confirmó a Ramos Padilla

La Cámara Federal de Mar del Plata confirmó al juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, al frente del expediente en el que se investiga una supuesta asociación ilícita dedicada a la extorsión y al espionaje ilegal, en la que se encuentra detenido el falso abogado Marcelo D’Alessio y el fiscal Carlos Stornelli está fuertemente comprometido, hasta el punto de haber sido declarado en rebeldía por no presentarse a indagatoria en cuatro oportunidades consecutivas.

El tribunal de apelaciones conformado por los jueces Eduardo Jiménez, Alejandro Tazza y Bernardo Bibel le ordenó al magistrado que avance, con celeridad, con “todas aquellas medidas procesales pendientes tendientes a una integral determinación de los hechos que constituyen el objeto del proceso”.

Asimismo, remarcaron que todos los delitos que habría cometido la supuesta banda integrada por D’Alessio deben investigarse de forma conjunta, por lo que descartaron la posibilidad de dividir la causa: “Una vez determinada la competencia territorial por el presunto delito de asociación ilícita, debe ser el tribunal designado el que deba intervenir en los restantes ilícitos que formaban parte del plan criminal, o que se hubiesen cometido a su amparo y/o con su intervención o sirviéndose de su estructura”, aseguraron.

El objeto preliminar de la investigación “es la actividad de una organización criminal paraestatal con permanencia en el tiempo, que llevaba adelante múltiples planes delictivos de diversa índole, vinculados al espionaje ilegal en los ámbitos judicial, político, empresarial y periodístico”, según recordaron los camaristas.

La Cámara de Mar del Plata debió definir si el juez Ramos Padilla era o no el magistrado que debía avanzar con la investigación luego de los planteos de incompetencia territorial formulados por las defensas de algunos de los imputados y del propio fiscal del caso, Juan Pablo Curi.

La defensa de D’Alessio, el fiscal Curi y su colega imputado Carlos Stornelli sostenían que la mayoría de los hechos atribuidos ocurrieron dentro de la ciudad de Buenos Aires, por lo que el caso debía ser enviado a los tribunales federales de Comodoro Py 2002, en el barrio porteño de Retiro.

Ramos Padilla rechazó esos planteos y definió su competencia en razón del grado de avance de la instrucción. Y, por otra parte, remarcó que ante lo incipiente de la investigación no resultaba posible ni conveniente expedirse sobre el tema.

El caso llegó a la Cámara Federal de Mar del Plata, que sostuvo hoy que corresponde que el juez de Dolores continúe al frente de la investigación y avance con las “medidas procesales pendientes” para determinar el objeto procesal con mayor precisión.

El caso se inició a fin de enero pasado con una denuncia por extorsión presentada por el empresario agropecuario Pedro Etchebest contra D’Alessio, en la que sostuvo que el falso abogado le pedía dinero en nombre del fiscal Stornelli para evitarle quedar involucrado en la “causa de los cuadernos” de las coimas que habrían circulado en el gobierno anterior.

Entre las medidas pendientes de realización queda el llamado a indagatoria a Stornelli, quien fue citado en cuatro oportunidades y declarado en “rebeldía” luego de negarse a presentarse ante el juez, a sabiendas de que, por su calidad de fiscal, no podrá ser llevado a declarar por la fuerza pública.

Entre los distintos hechos que se le endilgan a Stornelli, Ramos Padilla sostuvo en una de sus resoluciones que le imputa “haber reclamado y asentido que se realizaran labores de espionaje ilegales por parte de Marcelo Sebastián D’Alessio respecto de Jorge Christian Castañón”, el ex marido de su actual pareja.