Press "Enter" to skip to content

Diferencias en Alternativa Federal: ¿enfrentar o no enfrentar a Cristina en las PASO?

Todavía se tienen que decidir, pero ni Juan Schiaretti, ni Miguel Ángel Pichetto, ni Juan Manuel Urtubey ni Roberto Lavagna quieren terminar en la banquina de la “ancha avenida del medio”. Massa, por su parte, propondrá este miércoles ir a una interna abierta contra la fórmula que encabeza Alberto Fernández, convencido de que el que gana conduce y el que pierde acompaña.

Todos tienen mucho que perder si entran a esa licuadora gigante, y sólo Massa podría obtener un premio consuelo si compitiera y perdiera, dada su buena relación con Alberto Fernández y su acercamiento de las últimas semanas al kirchnerismo. Y si ganara sería un batacazo.

El reelecto gobernador cordobés acaba de conseguir una victoria histórica y con la consigna “los de afuera son de palo” no dejó que nadie subiera al podio con él. ¿Por qué arriesgaría semejante caudal electoral en una interna cuando ya ganó? En todo caso exigirá un ‘tour de force’ para que Alternativa Federal no sea fagocitada por el kirchnerismo.

Con picardía y menos ambiciones dentro de Alternativa Federal, Pichetto y Urtubey tendrán su propia interna, acaso buscando erigirse como la cara del peronismo liberal, no ya por un lugar en Alternativa Federal sino en una posible fórmula con Cambiemos.

Es interesante la lógica de Massa para enfrentar a los Fernández, toda vez que volvió a sostener este domingo que es necesaria la unidad de la oposición para que Macri no siga gobernando: si gana, será depositario de todos los votos peronistas, K y no K. Si pierde, recuperará centralidad porque será el referente del peronismo no K, al que, afirma, es necesario renovar.

Lavagna no irá a la reunión del miércoles. El exministro de Economía quedó desdibujado primero por su incapacidad de concretar el proyecto de erigirse como el “candidato de la unidad”, y ahora por el sorpresivo lanzamiento de la fórmula encabezada por Alberto Fernández, cuya apuesta en economía es Guillermo Nielsen, el exjefe de Gabinete de Néstor Kirchner y secretario de Finanzas cuando se renegoció la deuda pública en 2005. Para el hombre de las sandalias con medias, Massa va rumbo a cerrar una alianza con los Fernández, una estrategia reñida con los valores de Alternativa Federal.

Paradójicamente, a pesar de ser el único que pide y pide internas, Massa se juega el liderazgo de Alternativa Federal porque nadie quiere desgastarse enfrentando a Cristina, y menos ser chupado por el kirchnerismo en caso de una derrota. La posición de Schiaretti en la reunión del miércoles será decisiva: con los porotos de su reciente triunfazo sobre la mesa le reclamará al exintendente tigrense quedarse en “la ancha avenida del medio”, y es casi un hecho que Lavagna, Pichetto y Urtubey se aferrarán a ese pulmotor para seguir en carrera.

A Massa le queda jugar la carta de sus otros socios, los gobernadores peronistas que acogieron con simpatía la postulación de los Fernández, entre ellos el chaqueño Domingo Peppo, para forzar un “tercer partido” de desempate más adelante, cuando Alternativa haya terminado de sumar socios como el socialismo y el Gen, y Cambiemos haya resuelto sus problemas internos con la UCR.