Press "Enter" to skip to content

La crisis hídrica es culpa del hombre, no del “Niño”: Greenpeace veló un yaguareté en Casa de Gobierno

La figura de siete metros de largo de la ONG ambientalista ya había sido expuesta en el dique de Puerto Madero, en CABA. Ahora llega al Chaco, el distrito más cuestionado por la falta de un control eficaz sobre los desmontes ilegales.

De paso, la imagen recuerda que quedan sólo unos 20 ejemplares de yaguareté en la región chaqueña, y apenas 250 en el país. Según un informe de la ONU, un millón de especies están en peligro de extinción, más que en cualquier momento en la historia de la humanidad.

El yaguareté ya había sido expuesto en Puerto Madero. Ahora llegó al Chaco.

“En la región chaqueña, el yaguareté se encuentra al borde de la extinción, como también están en peligro el tatú carreta y el oso hormiguero. Constantemente su hábitat desaparece bajo las topadoras, incluso las zonas prioritarias de preservación. Es necesario que el gobierno de Chaco detenga esta destrucción y que restaure los bosques nativos que la ley protege, de lo contrario los impactos del cambio climático serán cada vez más catastróficos en la región”, señala Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de bosques.

El 80% de la deforestación en el país se concentra en el norte argentino, y la provincia del Chaco es la provincia que más destruyó sus bosques en los últimos tres años. Con este triste récord, está poniendo en peligro el ecosistema y la fauna de la región. Lo irónico de esta tragedia es que el desmonte elimina barreras naturales contra las inundaciones, y el costo de la devastación lo tienen que pagar los chaqueños a través de endeudamiento, pero también las futuras generaciones, conforme el NEA se vaya convirtiendo en una zona de alto riesgo.