Press "Enter" to skip to content

La catástrofe hídrica en cifras | Por Jorge Capitanich

Desde el 1 de enero de 2019 a la fecha cayeron en Resistencia 1537 milímetros de lluvia. El promedio histórico anual en los últimos 65 años (serie histórica 1954-2019) alcanza a 1327 milímetros, de acuerdo a la información recopilada por el Municipio de Resistencia. Esto significa que en cinco meses superamos en 15,8 % el promedio histórico del año.

Considerando el promedio del año hidrológico de septiembre-agosto en la serie histórica 2011-2018 acumulamos 2144 sobre un promedio de 1290 milímetros, significa que aún faltando tres meses para cumplir el ciclo anual, estamos superando el 66,2 % del promedio. De 365 días por año, históricamente llueven 105 días (28,8 %) considerando la serie histórica 1954-2019. Este año 2019 llovió durante 45 días superando el 35 % de días de lluvia en el total de días.

Algunas falencias

Existen innumerables falencias en el sistema de desagües de la ciudad de Resistencia, pero advertimos en una consulta ciudadana en 2017 respecto a la necesidad de inversiones por 165 millones de dólares en el Plan Director. Tenemos un convenio en proceso de ejecución con la Facultad de Ingeniería para el desarrollo de un plan director que contemple las particularidades del sistema de planificación hídrico.

Tuvimos la quita de 250,6 millones de dólares de recursos nacionales e internacionales destinados a la ciudad, cuando necesitamos 165 millones de dólares para resolver este problema. He solicitado acompañamiento desde el inicio de la gestión, pero sólo obtuve silencio.

Con recursos genuinos

Con recursos propios ampliamos la red de desagües pluviales subterráneos en 22 kilómetros, más del 36 % del total construido en 141 años de historia de la ciudad. Mantenemos 1000 kilómetros anuales de desagües pluviales a cielo abierto cuidando también especialmente la red de 10 kilómetros de desagües con revestimientos existentes.

Estamos interviniendo con obras hídricas en distintos barrios de la ciudad entre la ya ejecutado y a ejecutar por un monto de 350 millones de pesos. Existen zonas céntricas con conductos colapsados que no se resuelven por limpieza de conductos, sino por inversiones estructurales que requieren 24 millones de dólares (Belgrano, Hernandarias, Wilde, Julio A Roca, 25 de Mayo, Marcelo T. de Alvear, etc.). Otras obras de menor cuantía se tratarán de finalizar durante este año.

Los gráficos permiten visualizar las características de intervención y la magnitud del impacto de las obras. Pero Alberdi, San Martín, Juan Manuel de Rosas y Juana Azurduy, Falcón y Mapic, junto a las obras del centro estaban programadas con financiamiento nacional e internacional con proyectos y financiamiento.

No podemos hacerlo solos

Hoy sólo el Canal 16 está siendo ejecutado, lo cual agradecemos y mucho pero no avanza la autovía de la ruta 11 y están paralizadas todas las obras restantes. El esfuerzo realizado ha sido extraordinario, pero no alcanza. Sólo no podemos hacerlo y será una asignatura pendiente para el futuro próximo.

Es necesario que las provincias que sufren estos embates recurrentes en períodos de ciclo húmedo como la provincia del Chaco nos unamos con Corrientes, Santa Fe, Formosa, Entre Ríos y Misiones para obtener financiamiento como el PPI a los efectos de ejecutar las obras que nos faltan para mitigar el impacto de las inundaciones. Pudimos demostrar en 27 años con políticas de estado que es posible ejecutar 250 millones de dólares de inversiones para transformar la calidad de vida de las comunidades, pero nosotros advertimos que existen casi 9000 familias que hoy viven por debajo de la cota MOP 49. Es decir, son familias asentadas en lugares vulnerables (/ver mapa). Se necesitan 250 millones de dólares para la ejecución de una red de desagües pluviales urbanos y drenajes rurales.

Hoy el río Paraná ya superó 5,07 metros y la situación se torna aún más compleja. El pronóstico de “Niño Extendido” nos afectará aún más, pero no es un problema el anegamiento temporario sino la capacidad de resolver la situación en el marco de las restricciones existentes.