A propósito de Río Turbio, una historia de Py | Por Graciana Peñafort

Nacionales Opinión Policiales y judiciales Política

Por

Les voy a contar una historia de Py, de esas escandalosas. Estos días leímos que elevaron a juicio la causa que el periodismo y los abogados llamamos “Río Turbio”. Por esa causa está preso Julio De Vido. La causa investiga supuestas defraudaciones.

Básicamente las presuntas defraudaciones habrían sido ejecutadas mediante la firma de convenios con la universidad Tecnológica. El juez de la causa es Luis Rodríguez. Escuchamos hablar un monton sobre Luis Rodríguez justo antes de que estallara el escándalo de D´Alessio.

En esos días pre D´Alessio a Rodríguez se lo denunciaba en base a lo que había dicho una de las “arrepentidas” de la causa Cuadernos: la viuda de Muñoz, quien declaró que poco antes de la muerte de su marido éste había referido haberle pagado a Rodríguez para zafar de un causa.

Leímos mucho sobre eso, hasta que apareció D´Alessio, porque justo una de las denuncias de ese caso, vinculado a las escuchas telefónicas, cayó en el juzgado de Rodríguez. Y además, una de las causas donde aparecen D´alessio y Santoro -causa Traficante- la tiene Rodríguez.

La historia incomprobable pero que circuló por los pasillos de Py es que es precisamente la causa “Río Turbio” es el origen de la enemistad de Stornelli y Luis Rodríguez, enemistad que dicen le causó tantos problemas a Luis Rodríguez. Aunque ahora ya nadie se acuerda.

En la causa “Río Turbio”, el fiscal es Stornelli. Cuando en esa causa Stornelli procesó y ordenó la detención de varios, uno de los detenidos, Roberto Baratta, recusó a Stornelli señalando que Stornelli utilizó como prueba convenios que nunca fueron firmados por Baratta.

Y Rodríguez hizo lugar a la recusación y apartó a Stornelli de la causa. El fiscal prófugo montó en cólera. Eran los días de marzo del 2018. Incluso dio varias notas, (acá les dejo lo que escribió La Nación respecto a una nota que le dio a Fantino).

En ella da cuenta de cómo el fiscal relata que la relación entre él y Luis Rodríguez “comenzó a romperse hace casi un año…” Stornelli estaba ofendido y enojado con Rodríguez. El fiscal apeló su recusación, y finalmente su apartamiento fue revocado por la Cámara.

Pero antes de que el apartamiento de Stornelli fuese revocado, Cabot y sus fotocopias aparecieron primero por la casa de Stornelli, luego por su fiscalía y en una maniobra de Forum shopping casi inverosímil, Stornelli logró que él y Bonadio se quedaran con la causa Cuadernos.

Esto le dijimos a Bonadio hace unos meses en la causa Cuadernos, donde le señalamos el Forum Shopping escandaloso para quedarse con la causa de las fotocopias de los cuadernos:

Además le explicamos a Bonadio que Stornelli estaba recusado por Baratta, razón por la cual NO podía ser fiscal en una causa en la que estuviese investigándose a Baratta, por enemistad manifiesta resuelta por un juez. Y la recusación estaba vigente cuando Cabot hizo la denuncia:

Fue precisamente en la causa Cuadernos donde Stornelli, dice la leyenda, pretendió cobrarse venganza contra Rodríguez. Uno de los arrepentidos de Cuadernos, Carolina Pochetti (viuda de Muñoz) le contó a Stornelli -según lo que dice Stornelli, claro, porque no hay filmación- que su marido antes de morir habría relatado que le habría pagado a Rodríguez una fortuna para que lo zafara de una causa.

Y entonces comenzó el escándalo que lo tendría a Rodríguez como eje. Denuncias penales, pedidos de jury y todo el ruido. Dicen que Stornelli sonreía.

Un dato de color hermoso es que en este sainete trágico aparecería una vieja amiga de Stornelli, Elisa Carrió, que también aparecería luego defendiendo a Stornelli con escuchas ilegales… porque los mismos de siempre parecen confluir en ciertos puntos ¿no?

Eran los días de febrero de 2019. Y entonces apareció D´alessio y la vinculación de Stornelli con la banda de inteligencia ilegal. Y las extorsiones. Y hasta el peruano. Y también la rebeldía de Stornelli. Y los mismos de siempre se olvidaron de Rodríguez. Hasta Carrió.

El único que no se olvido de Rodríguez, fue el propio Rodríguez, que hace unos días elevó a juicio la causa “Río Turbio”. Y voy a señalar que Rodríguez elevó a juicio esa causa… sin que esté terminada la pericia!!!!!! Sí, así como leen… y por insólito que parezca.

Tampoco explicó Rodríguez cómo él -y su recientemente recuperado amigo Stornelli- sostienen la acusación respecto a que Baratta llevó adelante actos por los que se lo acusa… cuando Baratta estaba detenido!!!! Así como leen… y por insólito que parezca.

Menos aun explica Rodríguez cómo los convenios que NO firmó Baratta -cosa que Rodríguez reconoció al hacer lugar a la recusación de Stornelli- ahora sí son válidos como prueba contra… Baratta!

La reconciliación de Rodríguez y Stornelli parece haber tenido el costo de que nadie mas se acuerde -ni siquiera Carrió o los periodistas- de las denuncias contra Luis Rodríguez. Desmemoria muy oportuna por cierto, creo.

También la reconciliación de Stornelli con Rodríguez ha tenido el costo de esta absurda y prematura elevación a juicio que dispuso Rodríguez, donde no sólo NO está terminada la pericia, sino que lo que no era prueba antes, ahora resulta que sí es prueba.

El otro costo es el del Poder Judicial, que nuevamente impulsa un juicio plagado de nulidades y sin pruebas. Un verdadero papelón del Poder Judicial macrista. Y una vergüenza mas.

Mientras tanto escribo esto imagino a Rodríguez y a Stornelli tomaditos de la mano bajo la luna de invierno, mirándose a los ojitos húmedos de emoción y cantándose bajito “Disculpa mis actos de hampón/ siempre hay quilombito en un cielo de dos”.

Fuente: Twitter.