Press "Enter" to skip to content

No importa, total se puede | Por Mónica Persoglia

Aunque los controles en algunas avenidas comienzan con PADRES EN LA RUTA, el alcoholismo ya antes tuvo sus pérdidas humanas, y las seguirá teniendo, por elección.

Los fines de semana se incrementan los controles, pero no cesa de haber demorados

Habrá que preguntarse que estrategias se tomarían en caso de fracasar con las campañas vigentes.

Existe una, que en comienzo causó estupor, y por su repetición casi morbosa,, ahora se la ignora. Es un indicador que deben ser sostenidas pero cambiables.

Las razones para apuntar en contra del alcohol, abundan, pero hay que tocar la sensibilidad que a cualquiera puede tocarle.

No sólo la pérdida de su vida, si la valora, su integridad física,, si la cuida, la perdida de su entorno, el abandono de sus seres queridos que lo arrastrarán a más alcohol. Y aquí no es un tema de manejar o no, sino saber vivir ,dejar vivir.

Los controles, si no existe un registro de infractores se pueden volver a incurrir. Se puede.

Hasta donde atenta el alcohólico contra la sociedad? No está claro, lo que significa que, se puede.

La ansiedad, la euforia, el desánimo, o cualquier sentimiento , son justificativos.

Una elección y una decisión No hay ganancias, sólo pérdidas.