Rodolfo, el maoísta que camina cientos de kilómetros junto al Pueblo | Por Gisela Gutiérrez (*)

Opinión Política Provinciales Sociedad

Por

Gisela Gutiérrez.

Finalmente, logramos una banca en la Cámara de Diputados. “Los cargos que ocupamos son las luchas de cada uno de nosotros”, dijo el domingo Rodolfo, nuestro Secretario en la provincia y miembro del Comité Central del PCR, antes de marchar desde la Plaza Belgrano hasta el centro de Cómputos donde Coqui anunciaría el gran triunfo del Frente Chaqueño.

En realidad logramos mucho más que una banca, servirá como dice nuestra consigna “para defender con leyes lo que defendemos con luchas”, pero también tener un diputado en la Cámara debe servir para que se conozca la línea política, la lucha y el trabajo del PCR y el PTP en el Chaco, que lleva más de 30 años de historia y 51 en la Argentina.

Y el mismo objetivo tienen nuestros concejales, Dani y Simón, y todos los militantes y dirigentes de nuestro partido, hayan sido o no candidatos.

Pocos saben por ejemplo, de la extraordinaria Marcha a pie llamada “el Chaco Dice Basta”, de 170 km durante 4 días desde Sáenz Peña y San Martín hasta Resistencia junto a 7 mil personas, a fines del año pasado, para enfrentar la política de hambre y saqueo de Macri. La lucha más grande de los últimos 15 años según los medios locales, y que sin embargo no tuvo trascendencia nacional que por esos días cubría el G20.

Y Rodolfo, arquitecto de 66 años, estuvo ahí caminando cada paso de los kilómetros de ruta que caminaron mujeres, jóvenes y hombres por su dignidad, la FNC, la CCC, el MOEL y su partido, haciendo honor a lo que dijera nuestro querido Mártires López: “Si la gente camina, el dirigente camina, si la gente no come, el dirigente no come”, en aquellas enormes luchas que encabezaba el dirigente campesino indígena, que regó de semillas en sus pueblos originarios antes de partir.

No sé cuántos dirigentes chaqueños como Rodolfo puedan atreverse a dar tremenda lucha, no sé cuántos dirigentes argentinos.

Párrafo aparte merecen las históricas luchas, largas marchas multisectoriales y acampes de miles de campesinos, originarios y trabajadores desocupados y precarizados, de otros años, de gobiernos radicales y del propio Capitanich, quien las valoró en varias oportunidades durante la campaña, por la tenacidad de las mismas, como aquella de 220km desde Pampa del Indio hasta la capital del Chaco, también caminando durante 5 días en el 2009, y acampe de 34 días, tras la crisis del 2008. O en el 2011, la histórica Marcha de El Impenetrable que pudo unir por primera vez, los pueblos Qom con los Wichí y los criollos en Castelli.

Rodolfo se ganó el respeto y el cariño de miles del pueblo chaqueño, principalmente del pueblo más oprimido, de distintas corrientes políticas, caminando a la par cada una de esas luchas.

Duro e inflexible con los poderosos, pero fraternal y de una paciencia milenaria con sus compañeros. Siempre abierto a las nuevas ideas e iniciativas de la juventud. Jamás una palabra fuera de lugar con las mujeres, por el contrario, sumamente respetuoso, se entusiasma y apoya las luchas de las que somos parte, aprendiendo de ellas.

De una profunda confianza en la capacidad política y organizativa de las masas, cada vez que estas tienen un objetivo claro.

A mí, a muchos de nosotros, hace rato que nos tratan de fanáticos, de pasados, de extremistas. Subestiman la profundidad de los lazos políticos y humanos que se construyen en cada una de esas luchas, en cada mate, en cada olla organizada cuidadosamente para que no le falte a nadie.

Hay otros que nos tratan peor, y que tuvieron un importante caudal de votos prometiendo tiros a las luchas populares, y se pusieron locos cuando vieron la integración de un candidato del PTP-PCR en el Frente Chaqueño. No odian al “populismo” ni a la izquierda, odian al pueblo y lo odian más cuanto más se organiza contra las minorías que nos oprimen.

Cuestionan nuestra integración al Frente de Todxs y al Frente Chaqueño, porque no somos peronistas, pero se olvidan que durante 4 años apoyaron todas las políticas de Macri, o aceptaron sumisos mientras que nosotros las enfrentábamos.

Pero hay otros, que han visto la necesidad de la unidad en la diversidad para derrotar a Macri y abrir una nueva etapa, a favor de los intereses del pueblo, viendo con agrado y alegría nuestra integración al frente.

Rodolfo agradeció a todos sus compañeros de lucha por este triunfo electoral, pero yo, como compañera comunista revolucionaria, militante del PCR desde hace muchos años, siento la responsabilidad y el orgullo de devolverle el agradecimiento a nuestro compañero, por habernos enseñado que la felicidad está en la lucha, y hoy esa lucha es en las calles y en las elecciones, y estoy segura de que es el sentimiento de cientos de compañeros.

Ahora a redoblar los esfuerzos para ganar en primera vuelta el 27 y en las municipales del 10 de noviembre.

Hay maoísmo en la Argentina. Hay maoísmo en el Chaco. ¡Gracias PCR, Gracias Rodo!

(*) Militante del PCR.