El Partido Comunista chileno denuncia la detención ilegal de tres dirigentes

Internacionales Política

El Partido Comunista de Chile denunció hoy que personal de Carabineros realizó esta madrugada detenciones ilegales en un local de las Juventudes Comunistas (JJ.CC), en medio del toque de queda que rige desde hace cuatro días en Santiago.

La agrupación denunció que tres de sus representantes fueron detenidos y retenidos varias horas en la comisaría Tercera de Santiago, hasta que fueron liberados esta madrugada.

“Esta detención se realizó dentro de un edificio, sin mediar ninguna provocación, sin violar el toque de queda, fueron atacados con gas pimienta y llevados a la 3ra Comisaría de Carabineros de Santiago”, señalaron las JJ.CC en un comunicado.

A su vez, la diputada comunista Camila Vallejo denunció en Twitter que Valentina Miranda, vocera de la Coordinadora Estudiantil de Estudiantes Secundarios (Cones), una de las detenidas, ya había sufrido la violencia de los carabineros.

“A la vocera de la CONES ya la habían herido con perdigones y bomba lacrimógena en el cuerpo, además de haber sufrido persecuciones, ahora se la llevan y agreden junto a otros compañeros de manera ilegal!”, escribió Vallejo.

En declaraciones a radio Cooperativa después de visitar a los jóvenes detenidos, Vallejo volvió a denunciar los abusos de poder de los militares.

“Carabineros ingresó al edificio donde ellos estaban para hacer la detención y sumado a eso hubo golpizas a la vocera de la Cones y a Pablo (Ferrada, encargado del Área Estudiantil de Nuestra Juventud y otro de los detenidos).

Agregó que “se les aplicó gas pimienta en la cara (…). Fueron arrastrados por las escaleras para sacarlos del edificio, fueron golpeados y arrastrados al suelo. También a la madre de Pablo”, denunció la legisladora.

“Esto fue constatado por los magistrados, por el Instituto Nacional de Derechos Humanos y se determinó como una detención ilegal. Hemos solicitado investigar esta situación y logramos estar presentes hasta que fueron finalmente liberados”, indicó Vallejo.

Una vez en libertad, Miranda relató que estaba en la calle, cerca de la comisaría Tercera y “de la nada llegaron una patrulla y un furgón que se metieron contra el tránsito” y ella junto con sus compañeros intentaron refugiarse en un edificio “pero Carabineros ingresó”.

“Nos empujaron a patadas, a una chica la golpearon contra una escalera y nos sacaron arrastrando desde adentro”, agregó la vocera de la Cones.

En tanto, en el barrio de las Condes, los vecinos denunciaron que personal del Ejército realizó cerca de 40 disparos e hirió a dos personas, una de ellas de gravedad.

Según el testimonio de los vecinos recogido por Radio Cooperativa, los militares ejecutaron al menos 38 disparos en contra de manifestantes cuando éstos ya estaban dentro de las casas.

Un video compartido en redes sociales muestra que cuando los militares llegaron al lugar, en la esquina de las calles Fleming y Vital Apoquindo, los manifestantes que se refugiaban en barricadas comenzaron a lanzar piedras contra los uniformados, que respondieron con disparos.

Según la denuncia, pese a que los manifestantes se refugiaron en el interior de sus casas, los militares apuntaron directamente hacia las viviendas para dispararle a las víctimas.

Un joven recibió un disparo en su columna y se encuentra en estado grave en el Hospital El Salvador, al igual que un segundo joven de 25 años, que recibió un balazo que le fracturó el fémur.

“Mi hijo estaba en la casa de unos amigos que viven en La Condesa y él nos llamó como a la 1.30 y nos dijo que le habían disparado, que tenía un torniquete en su pierna. Gritaba mucho, con mucho dolor. Le fracturaron el fémur, le traspasó la bala. Aún tiene la bala adentro de su pierna y ahora por la mañana pasa a pabellón, dentro de lo que sabemos”, relató su madre, Isabel Zúñiga.

La mujer, que no descartó tomar acciones legales, contó que un soldado se acercó a pedirle perdón cuando estaba en la sala de espera y le aseguró que la situación sería investigada.