Vicepresidente brasileño saludó al presidente Fernández y pidió relaciones “fuertes y maduras”

Nacionales Política

El vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, afirmó hoy que espera que las relaciones con la Argentina, a partir de la asunción de Alberto Fernández como presidente de la Nación, sean “cada vez más fuertes, maduras y recíprocamente provechosas”.

Lo hizo en su cuenta de Twitter al emprender el regreso a Brasil luego de saludar a Fernández en la Casa Rosada, como parte del protocolo.

“Misión cumplida”, dijo Mourao, quien explicó que acudió a la ceremonia representando al presidente Jair Bolsonaro.

Durante el discurso de asunción, el presidente Fernández destacó las relaciones con Brasil y prometió honrar ese vínculo “más allá de cualquier diferencia personal de quienes gobiernan la coyuntura”.

Mourao viajó anoche a último momento por decisión de Bolsonaro, quien había hecho campaña electoral por Mauricio Macri y amenazó con bloquear a la Argentina del Mercosur si no acompañaba la apertura comercial que su gobierno pretende en el bloque.

Horas antes, Bolsonaro había decidido no enviar a nadie y ser representado por el embajador en Buenos Aires, Sérgio Danese.

Mourao estuvo una noche en Buenos Aires, donde salió a correr a las 7 de la mañana por Recoleta, para luego visitar la embajada brasileña.

Allí, dijo a periodistas brasileños que Brasil y Argentina deben ayudarse mutuamente y atribuyó a la crisis argentina por el bajo crecimiento económico de su país en 2019.

“Muchas de las cosas que nosotros tuvimos este año en Brasil, de no haber alcanzado determinados niveles de crecimiento son fruto de la crisis por la cual pasa la Argentina, son dos países que deben ayudarse mutuamente”, dijo Mourao, citado por el diario O Globo.

Mourao llegó anoche a Buenos Aires luego de un amplio debate en torno de Bolsonaro, que hizo campaña para Mauricio Macri, y amenazó con romper el Mercosur si ganaba Fernández, para ser su representante en la asunción.

“Es obvio que el gesto político del presidente fue enviar al vicepresidente para representarlo”, dijo Mourao, quien es un considerado un conciliador por naturaleza.

Según Mourao, “es obvio que (Bolsonaro) tuvo en cuenta que la Argentina es el tercer socio comercial de Brasil”.

Mourao dijo que el canciller Ernesto Araújo y el ministro de Relaciones Exteriores argentino, Felipe Solá, deberán reunirse “en su debido momento”, y descartó una previsión para un encuentro entre Bolsonaro y Fernández.

Argentina es el tercer socio comercial de Brasil, detrás de China y Estados Unidos, pero es el mayor comprador de productos industriales brasileños.

La recesión argentina impidió, según los industriales brasileños, un aumento en las exportaciones de automóviles fabricados en Brasil, entre otros productos.

Mourao llegó luego de una disputa en el gabinete brasileño y tras el malestar generado en ámbitos diplomáticos con la decisión del canciller Araújo de enviar apenas a su embajador en Buenos Aires, Sérgio Danese.

Había sido por semanas designado el ministro de Ciudadanía, Osmar Terra, luego cambiado por el embajador Danese, y, finalmente, viajó Mourao, que estaba en gira por Manaos, capital del Estado norteño de Amazonas.

De todos modos, Bolsonaro será el primer presidente brasileño ausente en las asunciones argentinas desde 1989, exceptuando las asunciones de la crisis 2001-2002 de Ramón Puerta, Eduardo Caamaño, Adolfo Rodríguez Saá y Eduardo Duhalde..

José Sarney estuvo en 1989, Fernando Henrique Cardoso en 1995 y 1999, Luiz Inácio Lula da Silva en 2003 y 2007 y Dilma Rousseff en 2011 y 2015.