Diferentes emergencias: para el Frente Grande, Capitanich recibió tierra arrasada, pero Gustavo busca concentrar poder

Política Provinciales Sociedad
 Diferentes emergencias: para el Frente Grande, Capitanich recibió tierra arrasada, pero Gustavo busca concentrar poder

“Analizadas las iniciativas de emergencia que impulsan el gobernador Jorge Capitanich y el intendente de Resistencia Gustavo Martínez, el partido Frente Grande expresa algunos conceptos destinados a reflexionar a ese respecto”, señalaron desde esa fuerza política en un documento circularizado este lunes.

El documento adjunto tiene por finalidad advertir sobre determinados caminos que las decisiones y acontecimientos llevan a transitar al nuevo gobierno que conduce la fórmula Capitanich-Rach Quiroga, en especial la falta de información al pueblo sobre el estado de las cuentas públicas y el intento de delegaciones legislativas que ocultan ese estado de las cosas.

Claramente, las herencias de los gobiernos provincial y municipal no son las mismas.

Capitanich realizó un proceso de ordenamiento del municipio que puso a Resistencia en la senda de la recuperación, la desendeudó, la capitalizó socialmente, entre otros aspectos positivos. La instalación de la emergencia por parte del nuevo intendente, que tuvo responsabilidades en el gobierno que se fue que nunca las asumió y fue un obstáculo, es un intento por concentrar poder para su propio proyecto personal.

En cambio, el mismo Capitanich recibe una provincia de tierra arrasada, con muchas deudas, financieras y sociales, que se requieren restañar rápidamente aunque sea en sus aspectos básicos. Sin embargo, esas deudas tampoco justifican hacer de las facultades constitucionales una tierra arrasada.

El material que difundimos propone algunas reflexiones, recogiendo la labor de nuestras y nuestros compañerxs y nuestra representación legislativa provincial y municipal, en un momento dónde la información y el debate político no es exactamente lo que abunda.

DOCUMENTO: EMERGENCIA, DEUDA Y POCA INFORMACIÓN

La presentación de proyectos de ley y ordenanza proponiendo dictar una mega “declaración de emergencia” que alcanzarían a la mayoría de las obligaciones e incumbencias de ambos niveles de gobierno, tanto el provincial como para la Municipalidad de Resistencia, sumado a las características de una y otra iniciativa y a la nueva composición política de ambos ámbitos legislativos sobre los que recae la decisión final, hacen prever un movido pero hermético y confuso fin de año.

Las diferencias y coincidencias entre los sectores políticos que inician sus respectivas gestiones en el gobierno provincial y en la municipalidad, tienen mayor importancia si recordamos que hasta hace semanas tenían las responsabilidades de gobernar el nivel institucional que asume el otro sector. También es importante ver que sumando representaciones legislativas de ambos y sus influencias sobre otros sectores políticos, pueden alcanzar mayorías legislativas necesarias para sancionar las leyes y ordenanzas que entiendan necesitar.

El escenario basado en este tipo de negociaciones cruzadas puede tener margen para incluir otras iniciativas. Por ello surgen artículos dentro de una “declaración de emergencia”, autorizando a tomar crédito público, donde los montos, condiciones y plazos son cada vez más generosos o directamente quedan abiertos a criterio de la autoridad, y los fundamentos y su destino ya no tienen importancia, ejemplo de ello es que al pasar el intendente de Resistencia pide $100 millones y el gobernador pide sumas abiertas para necesidades que pueda tener y altos montos para cubrir déficit de la gestión anterior, pero de los cuales no se habla. Tampoco faltan propuestas para lograr concentrar facultades legislativas que piden les sean delegadas.

Que se sepa lo menos posible

El uso abusivo de la comunicación y del mensaje correcto para lograr impacto en la opinión pública, pasaron a ser más importantes y a marcar los ejes de los discursos, pero no necesariamente de la acción. Llegaron a desplazar al verdadero debate político, con ello a su eco en los parlamentos y en la comunidad, debilitando la organización social, dificultando el acceso de la ciudadanía a la información de lo público, impidiendo el mayor conocimiento del tema y baja el nivel de toma de conciencia comunitaria, evitando finalmente así que se promueva la aceptación, tolerancia y hasta el acompañamiento de las medidas tomadas o normas sancionadas.

Interrogantes básicos sin respuesta hoy:

· ¿Es la misma “emergencia” la del gobierno provincial, que la municipal?

· ¿En qué situación recibió y dejó el Estado Provincial el gobierno de Peppo y su equipo integrado por Gustavo Martínez, entre otres?

· ¿En qué situación recibió y dejó el Municipio de Resistencia la gestión del Capitanich y su equipo?

· ¿Cuál es el déficit del año 2019 de cada gestión?.

· ¿Dejaron garantizado el pago de sueldos y medio aguinaldo antes de irse?.

· ¿Qué horizonte de recursos y gastos dejaron previstos para el año próximo?.

· ¿Cuál es la Deuda Pública que tomaron y que destino tuvo? ¿Qué nivel de inversión u obras tuvo la gestión?.

· ¿Qué política respecto a trabajadoras y trabajadores tuvieron?….

Qué lindo sería que podamos saber o tener información sobre esta situación y que los medios de comunicación estén analizándola y dando su debate con distintas voces y propuestas de sectores involucrados y personas interesadas. Sería interesante que los ámbitos legislativos estén debatiendo y analizando, que los funcionarios y autoridades salientes den un informe público de lo que dejan y los nuevos de lo que reciben. Relevante también sería que los organismos de control de rango constitucional verifiquen y aporten su análisis y documentación a la sociedad.

El mal negocio del silencio

Percibimos que estos momentos el “acuerdo” hacia adentro se está imponiendo y el conocimiento de la real situación podría pasar a un segundo lugar, la responsabilidad política no recaería sobre los que deben hacerse cargo, los éxitos y la buena administración podrían no ser capitalizados por sus gestores. Seremos informados por un mensaje alterado, pero legitimado por sus propios dueños y el llamado y buscado consenso.

Este “silencio de acuerdo” tiene un alto costo para Jorge Capitanich, que deja como velada una mala gestión municipal que se expresa en una exagerada emergencia municipal, lo que no es cierto, y asume los costos de una mala gestión Provincial de Domingo Peppo que le deja una provincia comprometida financieramente y con profundos problemas sociales.

Consenso, escuchar a todos los sectores… ¿para qué?

Se dijo mucho en campaña, “buscaremos el consenso, esto es con todos los sectores, escuchando a todos, el debate es importante y similares”, bueno ya terminó la campaña y llegó la realidad. Un ejemplo: un acuerdo entre el bloque de G. Martínez “CER” y el de “UCR Vamos Chaco”, excluyó a nuestro Concejal de Resistencia Fabricio Bolatti -del Frente Chaqueño- de la Comisión de Hacienda y Presupuesto.

Una reflexión y un aporte

Por último y con las mejores intenciones, peticionamos a quienes están conduciendo el proyecto y la construcción política en la Provincia, Frente Político en el cual confluimos desde Unidad Ciudadana y que nos permitió ganar las elecciones y así llegar al gobierno provincial con la formula Capitanich – Rach Quiroga:

· que reivindiquemos en la palabra y en la acción, el camino de la verdad, de la transparencia, de los valores democráticos y de las instituciones;

· que no aportemos a la concentración del poder formal ni real apartándonos de los equilibrios constitucionales;

· que no nos gane la soberbia;

· que resolvamos pero que no nos hagamos cargo de las políticas de Macri, sus amigos y cómplices;

· que militemos y reneguemos lo necesario para promover el debate, acceso y difusión de la información y de los hechos;

· que los que puedan sancionar leyes y normas no incluyan en su letra chica nada negativo para el pueblo;

· y, por último, que podamos ver como necesario que el pueblo sepa realmente cómo están las cosas y quienes son los responsables.