Press "Enter" to skip to content

El Campo propone dialogar con un tractorazo en Santa Fe: ¿fisuras en el ruralismo o picardía para presionar?

La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias emitió este viernes un comunicado favorable a la convocatoria del gobierno nacional a la firma del Compromiso Argentino de Solidaridad. Sin embargo, en ciudades como Rosario el ruralismo protagonizó sendos tractorazos que parecen ir en la dirección contraria a la voluntad de diálogo.

En el documento, la CEEA aseguró que las instancias de diálogo entre el sector público y el privado son imprescindibles y se debe lograr capacidad de acción concreta y respuestas a los problemas de la realidad. “Esta Comisión ha acercado sus posturas y propuestas, que fueron elaboradas y acordadas entre las cuatro entidades que la conforman”, plantearon.

Insistieron en la necesidad de crear un Consejo Económico y Social amplio, pero consideraron que estas convocatorias “deben hacerse respetando los naturales tiempos institucionales”. En todo caso, a los ruralistas santafesinos poco les importó el documento.

Según “Campolitoral”, el presidente de la Sociedad Rural de Rosario les transmitió su total apoyo al “movimiento”, respaldo que no habían tenido desde las cuatro entidades (Federación Agraria, Coninagro, CRA y Sociedad Rural).

Respecto a la nueva escala de retenciones y al desdoblamiento del tipo de cambio, un productor explicó: “Nos perjudica doblemente porque a nuestra producción la estaríamos vendiendo, por ejemplo la soja, a un dólar a 40 pesos y nuestros insumos no los compraríamos a un dólar oficial a 63 porque esto ya lo vivimos. Aparece un mercado negro para la compra de insumos por las trabas a las importaciones, en el cual nosotros vamos a estar pagando nuestros insumos al dólar ‘blue’ de 82 pesos”.

En la práctica, los productores ya tomaron medidas de presión como el cese de comercialización, “rebelión fiscal” y el tractorazo, y ahora quieren desembarcar en la legislatura santafesina.

Oficialmente la mesa de enlace no aprueba el lock out pero éste avanza sin ningún tipo de restricción, con lo que surge la pregunta: ¿se está intentando generar presión utilizando el viejo principio de que ‘las bases desbordan a la dirigencia’ para que al sentarse los representantes de las entidades en la mesa de diálogo haya mayor ‘predisposición’ del otro lado?