Víctima de contagios masivos de HIV y hepatitis C pidió prisión a imputados: “Que estos canallas no queden libres”

Nacionales Policiales y judiciales Salud Sociedad

Pedro Benigno Gutiérrez, una de las víctimas de los contagios masivos de HIV y hepatitis C en la Fundación de la Hemofilia entre 1985 y 1992, pidió hoy que los imputados “vayan presos” y que el Estado los ayude, antes de conocerse el veredicto del juez Fernando Machado Pelloni.

“Que estos tipos vayan presos, el Estado se tiene que hacer cargo y nos tienen que ayudar”, sostuvo Pedro en diálogo con Télam desde la terapia del Hospital Francés (Unidad Asistencial Doctor César Milstein), donde estaba previsto que le hicieran una cirugía de cabeza por una infección cerebral a causa del VIH.

Rosa, madre de Pedro, expresó que espera “que estos canallas no queden libres porque a su hijo lo están por operar por su culpa, que el juez vea lo que hicieron con los hemofílicos y todo los que murieron esperando justicia”.

“Queremos justicia y ruego a Dios por mi hijo que lo ayude a salir adelante para seguir pidiendo justicia”, agregó la mujer.

Carlos Di Caro, otra de las víctimas, aseguró a Télam que espera que se condene a los acusados porque “son culpables, es obvio que negociaron con los factores ambición y avaricias que los llevó a matar a muchos pacientes”.

El veredicto en el juicio a tres ex directivos de la Fundación de la Hemofilia por el contagio masivo de VIH y hepatitis sufrido por pacientes hemofílicos se conocerá esta tarde en la Sala A de la planta baja de los tribunales federales de Comodoro Py.

Pelloni será el responsable de dictar la sentencia a los tres imputados: los médicos Pedro Raúl Pérez Bianco y Miguel de Tezanos Pinto y el abogado Eduardo Biedma.

Por su parte, Salvador Biedma, hijo del letrado procesado, hemofílico y quien está curado de hepatitis C, afirmó hoy a Télam que su padre “no estaba a cargo de la fundación durante el periodo en el que lo acusan de ser responsable de las transfusiones de sangre contaminadas”.

“Mi papá no sólo tuvo que sufrir que tres de sus hijos tengan hemofilia sino también que se contagien de hepatitis C e incluso uno, mi hermano Martín, de VIH, enfermedad por la que murió en el año 93”, contó Salvador.

“También tiene que soportar que lo sometan a un juicio en el que están prácticamente diciendo que mató a su hijo Martín y nos contagio a mí y mi otro hermano, cosa que es falsa”, lamentó Salvador, quien insistió en que las pruebas no demuestran que se hayan producido a propósito los contagios.

“Mucho menos de un lote que no dicen cuál, cómo, ni cuándo y siendo abogado lo culpan de una pandemia que ocurrió a nivel mundial”, agregó y explicó que la querella solicitó una condena de 7 años para su padre pero “el fiscal Nicolás Czizik pidió la absolución y condenas para los dos médicos por solo tres casos de VIH”.

Salvador señaló que su padre “fue victima de los contagios y tuvo que soportar la muerte de un hijo de 27 años”.

El abogado de la querella pidió una condena de 15 años de prisión para De Tezanos Pinto y de 14 para Pérez Blanco.