Para Graciana Peñafort, el fallo que liberó a Julio De Vido “es correctísimo”

Nacionales Policiales y judiciales Política

Graciana Peñafort, abogada y directora general de Asuntos Jurídicos del Senado de la Nación, consideró hoy que el fallo que liberó ayer al ex ministro de Planificación Julio De Vido “es correctísimo” ya que no había “ninguna razón legal para que siga preso”.

Además, trazó un paralelismo entre la situación del ex ministro de Obras Públicas y la del ex vicepresidente Amado Boudou, quien permanece detenido en el penal de Ezeiza y a quien patrocina legalmente junto a Alejandro Rúa, al considerar que “debería estar en libertad desde hace mucho tiempo”.

En este sentido, sostuvo que “es un escándalo” que el ex vicepresidente continúe detenido, ya que “está acreditado cómo le pagaron al principal testigo que declaró contra él”, en referencia a Alejandro Vandenbroele, y “no hay ningún riesgo procesal ni razón legal para que siga preso”.

De hecho, días pasados, Peñafort y Rúa presentaron un recurso de queja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que se tenga en cuenta en el expediente por el que está detenido su defendido el presunto pago a ese testigo para que declare en su contra, en referencia fondos que recibió a través del Programa Nacional de Protección de Testigos e Imputados y a una inversión hotelera que realizó en Mendoza.

En tanto, en la entrevista que concedió esta mañana, la abogada Graciana Peñafort se refirió también los dichos de la diputada nacional María Luján Rey, madre de una de las 52 víctimas de la Tragedia de Once: “La entiendo, pero creo que opina desde el dolor. La realidad es que no hay sentencia firme para exigir la preventiva”, dijo en relación a la libertad concedida a Julio De Vido, condenado por ese hecho.

Al ser consultada sobre otros ex funcionarios de la gestión kirchnerista que están presos por causas de corrupción, Peñafort consideró que “Ricardo Jaime no tiene ninguna condena firme”, pero “José López tiene una situación particular: lo encontraron en el acto de cometer el delito”.

“López es el único caso en el cual el delito por el que se lo imputa fue probado: son situaciones con un nivel de prueba compatibles con la sentencia firme”, sostuvo la abogada.