España entra en “estado de alarma” y limita la circulación en todo el territorio nacional

Internacionales Salud

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, anunció hoy la activación del “estado de alarma” en España, lo que le permite centralizar el mando y restringir la libertad de movimiento de los ciudadanos en todo el territorio nacional a situaciones de “fuerza mayor” o necesidad, como la compra de alimentos, desplazamientos a hospitales y farmacias, así como para trabajar.

“Las medidas que vamos a adoptar son drásticas y van a tener consecuencias”, dijo Sánchez en una conferencia de prensa en el Palacio de la Moncloa, al concluir las siete horas de reunión del Consejo de Ministros extraordinario y presencial que aprobó el decreto rodeado y la que contó con la polémica presencia del vicepresidente Pablo Iglesias, cuya pareja contrajo el Covid-19, aunque él dio negativo.

La advertencia del presidente del gobierno español tiene que ver tanto con la toma de decisiones como con los cambios de hábitos y la rutina de los ciudadanos del país, que en su mayoría se encuentran prácticamente confinados en sus casas por el temor generado a raíz del avance descontrolado del coronavirus, que ya causó más de 6.000 contagios y 133 muertos, según el último balance oficial.

El recuento de los medios, no obstante, eleva la cifra a 195 fallecidos.

“La autoridad competente en todo el territorio es del gobierno de España”, explicó Sánchez, quien de esta forma dejó claro que, a partir de ahora y durante los próximos 15 días, él y cuatro de sus ministros -Defensa, Interior, Transporte y Sanidad- estarán a cargo de la situación, mientras los gobiernos regionales gestionarán sus órdenes.

En ese sentido, el presidente destacó que “el virus no distingue territorio, ideologías o colores políticos”, y que aunque “escuchará las sugerencias” de los presidentes regionales, con quienes se reúne mañana por teleconferencia, lo importante es “la unidad de acción”.

“Demasiadas veces nos hemos confundido los seres humanos a la hora de identificar a nuestros enemigos. Ahora conviene no equivocarnos porque estamos ante nuestro verdadero enemigo, que es el virus”, subrayó el líder socialista.

“El objetivo es detener su propagación y eliminar el virus. Cuando observemos que la curva de difusión del virus se hace más lenta, esa será la primera victoria colectiva”, añadió.

La medida de excepción contempla una restricción de al menos un 50% de la circulación del trasporte aéreo, marítimo, ferroviario -menos larga distancia- y por rutas, pero no supone el cierre de fronteras, algo que sí había reclamado el presidente catalán, el secesionista Quim Torra, quien está a cargo de la segunda región con más casos confirmados de coronavirus y con frontera con Francia, otro país europeo que sufre una propagación masiva del virus.

Cataluña ha registrado un aumento significativo de positivos en las últimas 24 horas.

En medio de ese contexto, el gobierno catalán criticó el anuncio de Sánchez y lo acusó de “invadir competencias” y actuar “mal y tarde”, e incluso de ir por detrás de la región.

En tanto, la Comunidad de Madrid, la más afectada con más de la mitad de los infectados, estaba a la espera de los detalles del decreto, que entró en vigor esta misma noche tras su publicación en el Boletín Oficial del Estado, dadas las dificultades que surgieron a lo largo del día para mantener confinada a la población, como habían recomendado ayer las autoridades.

“La prohibición de circular por las calles es de obligado cumplimiento a partir de este día de hoy. Sí habrá una serie de requisitos para poder circular por las calles vinculados a una serie de necesidades”, preciso Sánchez.

El presidente subrayó asimismo que las restricciones se aplican en todo el territorio para evitar situaciones como las que se vivieron en los últimos días que personas de las zonas de transmisión alta -especialmente Madrid- que se trasladaron a segundas residencias en lugares con menos incidencias del virus, como la Costa del Sol.

“Este es el momento de la responsabilidad y la disciplina social, pero también es el momento del compromiso con los más vulnerables”, insistió Sánchez.

Además de cerrarse los centros educativos y todos los locales comerciales y de ocio, bajo el estado de alarma se suspenden también todas las actividades culturales, deportivas y fiestas populares.

Una de las consecuencias es que no se podrán celebrar las procesiones de Semana Santa ni las Fallas de Valencia, una fiesta popular que aporta miles de millones de euros en ingresos por turismo.

“El corazón del real decreto del estado de alarma es proteger a la ciudadanía restringiendo algunos derechos”, argumentó el presidente español.

Además explicó que a partir de ahora las Fuerzas Armadas españolas quedan bajo las órdenes del Ministerio del Interior, que será el que llevará el peso de la ejecución de las medidas, entre ellas las necesarias para garantizar el “abastecimiento” de la población.

“España está demostrando que tiene capacidad de recuperarse frente a la adversidad. Que nadie dude de que lo vamos a conseguir. España tiene la capacidad de levantarse cuantas veces haga falta”, subrayó Sánchez, tras reconocer las “graves” consecuencias que tendrá esta crisis de salud pública para su país.

Desde la oposición de derecha las reacciones fueron variadas.

El líder opositor Pablo Casado, del Partido Popular (PP) aseguró que Sánchez “no estuvo a la altura” de las circunstancias, mientras que el líder ultraderechista de Vox, Santiago Abascal, enfermo por el coronavirus, celebró las medidas con un “más vale tarde que nunca”.