Venezuela pide la extradición de Alcalá, que admitió que planeaba con Guaidó derrocar a Maduro

Internacionales Política

El gobierno de Venezuela informó hoy que pedirá a Colombia la extradición del general retirado Clíver Alcalá, por quien Estados Unidos ofreció una recompensa de 10 millones de dólares y lo acusó, junto al presidente Nicolás Maduro y otros líderes del chavismo, de introducir drogas en su país.

Alcalá afirmó hoy en Colombia -donde vive desde hace al menos dos años- que junto al presidente interino designado por el parlamento, Juan Guaidó, planeó derrocar a Maduro, según la prensa venezolana.

“Haremos los trámites pertinentes, a partir del día de ayer comenzamos, para solicitar la extradición de Alcalá”, dijo el fiscal general designado por la Asamblea Constituyente integrada exclusivamente por chavistas en una conferencia de prensa transmitida por la televisora estatal VTV.

“Las investigaciones han revelado que Clíver Alcalá funge, él mismo se autoproclama, como comandante de la operación”, agregó Saab en referencia a un supuesto plan de golpe de estado para derrocar a Maduro por el que el chavismo acusó a la oposición, Colombia y Estados Unidos.

De hecho, Saab anunció que un tribunal venezolano libró una orden de aprehensión contra Alcalá y otra persona por los presuntos delitos de “traición a la patria, tráfico ilícito de armas de guerra, terrorismo, intento de magnicidio y asociación para delinquir”, recogió el diario digital Informe 21.

El fiscal agregó que hoy también se dictaron órdenes de captura a otras ocho personas, entre las que no hay figuras políticas notorias.

“Se trata de criminales confesos que pretendían realizar actos terroristas y llenar de sangre el país”, subrayó.

Mientras tanto, Alcalá admitió que formaba parte de una operación destinada a comprar armas a través de un contrato firmado por Guaidó.

“En el contrato que firmó Guaidó se decía que la compra de las armas era un patrimonio del pueblo que se iba a liberar; no eran para delinquir, iban empacadas para ser utilizadas en una ubicación y hacer una operación militar en contra de la dictadura de Maduro”, afirmó el general en un video publicado hoy en redes sociales y en una entrevista con la emisora colombiana W Radio.

Aseguró que “Colombia no participó ni el presidente (Iván) Duque” y que “la compra de las armas fue única responsabilidad de ese contrato firmado por Guaidó y los asesores norteamericanos”.

“En Colombia se planeó (el supuesto golpe), pero fuimos asesores norteamericanos y venezolanos; con conocimiento de autoridades colombianas, con conocimiento 48 horas después”, sostuvo, e insistió en que “hay un contrato firmado donde los recursos para comprar ese armamento eran del Estado venezolano”.

Por otra parte, Alcalá desafió la recompensa ofrecida por Washington: “No sé de qué me acusan. Yo estoy aquí, en mi casa, esperando para que nadie pretenda cobrar 10 millones de dólares y pueden venir las autoridades y definir lo que quieren conmigo.”

Alcalá, que participó del golpe de estado fallido encabezado por el teniente coronel Hugo Chávez en febrero de 1992, pasó a retiro en 2015 como mayor general, el grado máximo del Ejército venezolano, y al año siguiente apoyó la iniciativa frustrada de que se celebrara un referendo revocatorio del mandato de Maduro.

Ya en 2011, Estados Unidos lo incluyó en su lista de la Oficina de Control de Activos Extranjeros bajo el argumento de que colaboraba con organizaciones guerrilleras colombianas en el tráfico de drogas y armas, según la televisora venezolana Globovisión.

Ayer, Washington ofreció recompensas de 15 millones de dólares por Maduro y de 10 millones de dólares por Alcalá, el general Hugo Carvajal, el capitán Diosdado Cabello y Tareck el Aissami, a los que acusó de ingresar drogas ilegales en Estados Unidos a través del llamado cartel de Los Soles.