Tuvo un accidente hace tres años, la operaron cuatro veces pero en el Perrando ya no la atienden: “Tengo miedo de perder la pierna”

Provinciales Salud Sociedad
 Tuvo un accidente hace tres años, la operaron cuatro veces pero en el Perrando ya no la atienden: “Tengo miedo de perder la pierna”

Tania Cubillas tiene 21 años y el 25 de diciembre de 2017 sufrió un grave accidente de tránsito. Los clavos que le pusieron en la pierna por las fracturas comenzaron a infectarse y tuvieron que intervenirla varias veces. “Pasé por cuatro cirugías y jamás lograron que mi pierna vuelva a la normalidad”, contó en Facebook y aseguró: “Vivo un calvario de dolor y sufrimiento”.

Desesperada, la joven pidió en su cuenta de Facebook a sus amigos que compartan la publicación, y reclamó “que el hospital se haga cargo”. “Tengo miedo de perder mi pierna porque en el Hospital Perrando nadie me da respuestas”, contó y detalló que por el accidente se fracturó la tibia, el peroné y el fémur de la pierna izquierda.

“Hoy a casi tres años sigo sufriendo, tengo una infección enorme que me consumió el hueso, los dolores que sufro a diario son indeseables para cualquier persona; en el Hospital Perrando nadie responde, fui y vine millones de veces, siempre con respuestas absurdas”, relató y advirtió: “Ahora tengo solamente treinta días para poder intentar frenar esa infección”.

Tania reveló que la primera operación en el nosocomio chaqueño tuvo lugar el 27 de diciembre de 2017. “Me dijeron que había salido todo bien pero en mayo del 2018 comencé a sentir mucho dolor y fiebre; luego de varios días de ir y venir se dieron cuenta de que tenía una infección muy grande; ingresé a cirugía para que me saquen un tornillo de la parte del fémur, me dijeron que esa era la solución, pasaron los meses y yo seguía con una infección que no controlaron”.

Volvió al quirófano el 20 de junio de 2019 para que le limpien la zona infectada y le ajusten “el tornillo”. “Pasaron los meses y nunca recuperé mi pierna: no podía caminar, me dolía y vivía tomando calmantes”.

En enero de este año volvió una vez más al Hospital Perrando “con dolores intensos y una infección que volvió a avanzar”. Le dijeron que se tenía que operar pero no tenían los insumos (“un arco para sacarme el tornillo”). “Fui tres veces en ayunas, me internaron por horas y luego me mandaban a mi casa porque no podían operarme”.

Volvió el 18 de enero a la mañana y estuvo hasta las 20 horas sin comer nada, aguardando que la atendieran, hasta que llegó un empleado del hospital y le dijo que los médicos ya se habían ido y debía volver al otro día. “Indignada, con mi mamá exigimos que nos atiendan y entonces, pasadas las 21 horas, me llevaron al quirófano, me limpiaron una infección inmensa y me abrieron la pierna para intentar sacar el tornillo sin el arco; estuve mucho tiempo en quirófano y no terminaron la cirugía, me cerraron la herida y me dijeron que venga a mi casa, que tome antibióticos para la infección y que espere a marzo”.

Y si faltaba algo para completar su calvario, llegó la pandemia de Covid-19: “El 12 de marzo vuelvo al Perrando para la cirugía y me dicen que por toda la situación del Coronavirus no podían operarme, que siga con los remedios y espere”.

“Pasaron dos meses desde ese día, el dolor que siento es insoportable, mi pierna está completamente infectada, averigüé con médicos en clínicas privadas para operarme y me dijeron que la infección ya llegó al hueso. Debo operarme urgente o pierdo mi pierna izquierda; tengo que juntar 40 mil pesos o conseguir que el hospital se haga cargo”, expresó desesperada.

“Los días pasan y mi pierna no deja de supurar pus, no cuento con el dinero necesario para operarme de manera privada, no tengo obra social y no puedo trabajar en plenitud para juntar el dinero. Necesito que desde el Hospital Perrando dejen de mentirnos y me operen urgente; mi pierna corre grave peligro y yo ya no aguanto tanto dolor”, confesó.