Lassalle ante la parálisis de la Justicia: “Debemos abandonar la idea de que el abogado compone un sector social acomodado”

Gremiales Nacionales Política Salud Sociedad
 Lassalle ante la parálisis de la Justicia: “Debemos abandonar la idea de que el abogado compone un sector social acomodado”

El presidente de Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA), José Luis Lassalle, participó este martes de un “webinario” junto a destacados referentes y expertos nacionales. Analizaron la situación actual del servicio de Justicia, la virtual parálisis de ese Poder y el impacto social y económico que ello tiene en el sistema republicano y en la economía doméstica.

En su exposición, el titular de FACA defendió que el servicio de Justicia debe calificarse como “actividad esencial” durante la pandemia de coronavirus: “Debemos abandonar la idea de que el abogado compone un sector social acomodado, que se va de vacaciones dos veces por año. Los abogados son trabajadores que ganan sus ingresos con el trabajo diario, que por la parálisis de la Justicia tienen que dar la cara ante sus clientes, y también ante sus familias”.

El debate que tuvo lugar en el marco del seminario virtual “El funcionamiento de la Justicia frente al Covid-19”, moderado por el periodista de La Nación Hernán Cappiello, puso sobre el tapete el atraso tecnológico del Poder Judicial en la mayoría de las jurisdicciones, aunque los participantes reconocieron que el alcance de la actual crisis superó todos los cálculos. El objetivo de la charla fue hallar salidas consensuadas en la coyuntura.

Aparte de Lassalle, participaron en calidad de expositores la diputada nacional e integrante del Consejo de la Magistratura, Graciela Camaño; Máximo Fonrouge, presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires; Marcelo Gallo Tagle, presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios Judiciales de las Nación; Gabriel Mehlman, Director de la Unidad Modernización, Innovación Tecnológica y Proyectos Especiales del Consejo de la Magistratura; y Pablo Pirovano, miembro de la Comisión de Justicia, Organización Judicial y Ejercicio Profesional del CACBA.

“No desconocemos la trascendencia y la gravedad de la crisis sanitaria, ni las medidas que se usaron, pero esas restricciones de derechos que en primer momento se deben entender como razonables no pueden permanecer en el tiempo”, sentenció durante su intervención el titular de FACA, y apuntó que sumando la feria de fin de año y el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), “sobre siete meses posibles la Justicia habrá trabajado un mes y medio”.

“Además de afectarse el funcionamiento de un Poder del Estado, también se pone en riesgo la credibilidad de un pilar de la democracia y la República”, afirmó, e insistió en que además “hay otro legítimo interés: el de los abogados en ejercer su profesión para obtener sus ingresos. Hoy el abogado no trabaja o lo hace muy limitadamente de cara a una virtual paralización”.

Finalmente recordó que el abogado “hoy genera honorarios que con suerte cobrará mucho tiempo después. Las restricciones, comprensibles en un primer momento, también reconocen un límite hasta en los tratados internacionales de los que la Argentina es parte. Se acepta la restricción de derechos limitados por la propia trascendencia de la emergencia, pero no aceptamos desde la abogacía que uno de los tres poderes del estado no funcione”.