Los números mandan | Por Cristian Muriel

Opinión Política Provinciales Salud Sociedad

Por

Los números de la lucha contra el coronavirus nos están dando la razón como país. No somos mejores que los demás y tal vez no volvimos mejores, pero la gran mayoría de los argentinos nos hicimos mejores. Producto de esta dura prueba. Y capaz hasta estemos ganando la pelea.

Los que antes bancaban la salida de la cuarentena vía el “modelo sueco” (hoy tiene 44.730 casos y 4.659 muertes) ahora pregonan el “modelo suizo”, pero en el país sede de la OMS, donde al parecer nadie cree en el Covid-19 y están al pelo, hay 30.965 casos y 4.659 muertos.

Y para los que dicen que no hay que comparar a Argentina con el Viejo Continente, están los datos americanos: Brasil, con el que tenemos 1.132 km de frontera, es el segundo país después de EEUU en cantidad de casos a nivel planetario (672.846, con 35.930 muertes informadas a regañadientes); Perú tiene 191.758 casos y 5301 muertes; Chile tiene 127.745 y 1541 muertes; México, 113.619 casos y 13.511 muertes; siguen Ecuador y Colombia, y recién en el puesto 38º aparece Argentina con 22.020 casos y 656 fallecimientos.

No tenemos mejores genes que nuestros hermanos latinoamericanos. Lo que tenemos es un plan de mitigación de la epidemia que venimos sosteniendo a pesar de nuestro sistema de salud desfinanciado y destartalado. Por eso, cuando los operadores liberales dicen que Alberto no sabe cómo salir de la cuarentena, que no tiene un plan para el día después o que se hace el boludo para pasarla bien, hay que volver a los números de la pandemia: sobre todo a los números del resto del mundo, para recordar que hay escenas catastróficas que no necesitamos vivir para entender cuál es el mejor “modelo” contra el virus.

TIRANDO A MATAR
Con 1044 casos positivos y 62 muertes, Chaco está en el podio nacional del Covid-19 junto con el Gran Buenos Aires (8325 casos, 270 fallecimientos) y CABA (10.669 casos, 248 fallecimientos). Los tres distritos explican más del 95 % de los casos de todo el país.

Habría que decir -y así lo entendió Alberto, y así lo explicó anoche Capitanich cuando pidió habilitar corredores saludables en casi el 90 por ciento del territorio provincial- que el problema está en el Gran Resistencia. Con todo, Chaco tiene una tasa de 87 casos cada 100.000 habitantes, y CABA de 346/100.000.

Los casos chaqueños se concentran en barrios humildes del área metropolitana y en el Hospital Perrando; los números porteños, que como se vio casi cuadruplican a los chaqueños en valores relativos, también se concentran en barrios humildes de Retiro, y en Flores (entre los dos barrios concentran cerca del 70 % de toda la Capital). Al parecer ni la mala infraestructura hospitalaria chaqueña ni la mejor infraestructura sanitaria del país influyen de manera decisiva en las tasas de contagio. Al parecer también, los que pagan el pato siempre son los pobres. A los que culpan a Jorge Capitanich por el aumento de casos parece que la Internet sólo les llega hasta Corrientes…

Tras la visita del Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, se incorporaron herramientas que están dando resultado en Buenos Aires y se resolvió internar a los casos leves para impedir la propagación. En términos de prevención no hay mucho más para hacer. A algunos distritos les va mejor que a otros. A alguna provincia se le puede haber caído una sota a la hora de contar casos. Al final todo saldrá a la luz. La realidad es que estamos alineados a una estrategia sanitaria exitosa en comparación con los países que optaron por la apertura con el argumento de la inmunidad de rebaño o de la selección natural. Que los intereses corporativos de algunos sectores no nos induzcan a creer lo contrario.