“¡A las armas!”, pidió Corradi (y otros hallazgos de la Extraordinaria)

Editorial Política Provinciales Representantes
 “¡A las armas!”, pidió Corradi (y otros hallazgos de la Extraordinaria)

Ya se sabe que el radicalismo se opone al rescate de la empresa Vicentín. Anoche, en el fragor de la Quinta Extraordinaria, el diputado Gustavo Corradi dijo que íbamos camino a ser Venezuela, y que había que salir a la calle con armas. Como estas sesiones no son televisadas y cada vez que habla un legislador sólo se muestra una placa con su foto, aclaró: “¡Esta arma!”. Estaba blandiendo un ejemplar de la Constitución.

La agroexportadora Vicentín fue la principal aportante del macrismo en las PASO del 27 de octubre. Para eso el exPresidente Macri, a través del Banco Nación, le prestó $ 18.100 millones ($ 5.600 millones después de la derrota). En esa época la UCR ya hacía malabares para desembarazarse de Cambiemos.

Vicentín había disparado su facturación y alcanzó la cima en el rubro cerealero entre 2015 y 2018, pero de un día para otro se declaró en situación de estrés financiero. La UIF cree que Vicentín y sus socios en el gobierno de Macri llevaron a cabo una elaborada maniobra de lavado a través de empresas del grupo y paraísos fiscales, y tanto el Presidente Alberto Fernández como el fiscal Gerardo Pollicita sospechan que están frente a un vaciamiento escandaloso. Como se trata de una empresa estratégica en una economía primarizada, y además hay que garantizar que los operarios de la planta de Avellaneda (Santa Fe) cobren los sueldos a fin de mes, es que se impulsó el rescate, pero en la investigación penal podría terminar mucha gente en la gayola, ya que asoma la punta de un iceberg de corrupción que sacude los cimientos políticos de la coalición que gobernó al país hasta diciembre.

Frente a este escenario, escuchar a Corradi invocar la cultura cooperativista de los saenzpeñenses suena teatral. También su invocación a evitar el camino a Venezuela Constitución en mano. Ya nos parece verlo sacudiendo el Martín Fierro contra el gobierno de Alberto Fernández cuando se materialice el pedido de inhibición de bienes a Mauricio Macri por haber aceitado los préstamos a una empresa que estaba premeditando el quebranto.

Así de dramática transcurrió la quinta Sesión Extraordinaria del año. Al punto que en un momento dado, mientras una legisladora oficialista cuestionaba el faltazo del titular del Interbloque radical, también saenzpeñense, el Pleno estalló en un sentido aplauso por la presencia de al menos un diputado septuagenario, con todo y que está en un grupo de riesgo de contraer Covid-19.

HOLA, TRANSPARENCIA
Tal vez la norma más importante aprobada este jueves fue la creación del Instituto Provincial de Información Estadística y Territorial. El Indec que nos merecemos. El que hubiera echado algo de luz sobre los confusos escenarios de “pleno empleo” en que nos vimos envueltos mientras inexplicables caravanas de pobres e indigentes recorrían el Gran Resistencia. Por suerte no hubo discrepancias con eso. Aprobado y a la bolsa.

SE VA LA SEGUNDA
El momento más intenso de la noche fue, sin embargo, el tratamiento de la supuesta pretensión del gobernador Jorge Capitanich de vender Casa de Gobierno (y otras 21 propiedades públicas). El proyecto ingresado a fines de febrero, antes de que se decretara la pandemia de coronavirus, podría haber sido enmarcado en el ideario pragmático del mandatario, en su obsesión por la eficiencia, pero al tomar estado parlamentario en este momento fue interpretado como una picardía para rifar el patrimonio en plena cuarentena.

Durante el debate los diputados Slimel y Zdero coincidieron en algo: los chaqueños son unos abombados. El exsindicalista lamentó que la prensa no entendiera el proyecto que habilitaba al Ejecutivo a disponer de propiedades sub-utilizadas para hacerse de fondos frescos, y el radical, en un conmovedor alegato, dijo que sus comprovincianos estaban aletargados y de rodillas y que por eso habían votado a Coqui, pero que ya iban a despertar (la glosa podría ser perfeccionada con la versión taquigráfica del encuentro).

Algunos medios de prensa habían arrancado la jornada diciendo que Capitanich quería poner en venta Casa de Gobierno. Era mentira, de lo que se infiere que o hubo malicia o hubo torpeza. Si lo primero, era una operación de prensa; si lo segundo, alguien no leyó el proyecto en el que se detallaba que tanto Casa de Gobierno como el predio del autódromo Santiago Yaco Guarnieri y el terreno baldío del ministerio de Gobierno de la calle Frondizi al 2150 estaban sujetos a disponibilidad sólo en parte de su superficie.

Por cierto, la propuesta de Capitanich de construir un estacionamiento subterráneo de 12 mil metros cuadrados para albergar unos 500 automóviles en lo que hoy es el playón de Casa de Gobierno, fue presentada en noviembre de 2015. El objetivo era promover la descongestión del tránsito urbano en el microcentro de la ciudad. Y su sueño de construir una “Ciudad Cívica” data de 2013.

Coincidimos en que ni era un buen momento para tratar la iniciativa, ni es una buena iniciativa meter desde la Casa del Chaco hasta el emblemático edificio resistenciano de Secheep o el Hospital Odontológico en la misma bolsa, y sin un debate previo, no legislativo sino en la sociedad civil. Un atropello posiblemente involuntario, evitable. Por eso, a fin de cuentas, lo que hizo la prensa no fue ni malicioso ni torpe: fue poner en el tapete un tema que merece ser conocido por todos y todas.

/Por Cristian Muriel.