¿El líder de la crisis o la crisis del líder? | Por Dino Ortiz Melgratti

Opinión Política Provinciales Representantes Salud Sociedad

Por

Los chaqueños estamos viviendo una situación muy complicada, debido a la doble pandemia de coronavirus y dengue al mismo tiempo, que afecta con mayor magnitud al Área Metropolitana del Gran Resistencia donde se concentra el mayor número de población de la Provincia.

Esto se agrava en forma exponencial porque nos encuentra con un sistema de salud pública quebrada y un gobernador que declara públicamente que su Gabinete no está a la altura de las circunstancias y en este escenario devastador surge el interrogante: ¿Estamos en presencia del líder de la crisis o la crisis del líder?

Desde que dio inicio la pandemia a la fecha, los resultados de las acciones implementadas para combatir al coronavirus en el Gran Resistencia fueron negativas, los niveles de infectados aumentaron considerablemente a tal punto que supera en más del 50% de lo proyectado por el Gobierno provincial, poniendo en evidencia que esto se les fue de las manos.

El líder es todo aquel que prioriza a las personas y por sobre todo al capital más valioso que tiene que son sus trabajadores. En nuestro caso en particular el Gobierno provincial adopta una actitud inadecuada con el personal de la salud pública maltratándolos a través de precarización laboral, falta de insumos y negándoles la provisión de los elementos de seguridad e higiene necesarios para trabajar en medio del foco infeccioso más importante que existe y donde no solo se están produciendo los mayores niveles de contagios, sino también alcanzamos el record diario de muertes, inclusive del personal del Hospital Perrando.

En el complicadísimo proceso por el cual la humanidad intenta defenderse de un virus, existen líderes que calmaron y otros que enardecieron y dividieron a la sociedad, por eso hay que poner en claro que los lideres no se hacen durante la crisis, sino que en realidad los líderes durante las crisis se revelan y fortalecen su liderazgo.

Los líderes además utilizan los errores como oportunidades de aprendizaje; mantienen una perspectiva positiva, generan un clima de trabajo saludable, respetuoso y constructivo. Pero al decir de los resultados lamentables que estamos obteniendo en el Gran Resistencia, el interrogante se visualiza cada vez con mayor claridad, poniendo en evidencia la crisis del líder.

Lamentablemente cuando las pandemias de dengue y coronavirus golpean con mayor fuerza chocamos con la realidad de que estamos gobernados por un líder con sueños de grandezas pero con resultados de pobrezas. Antes que la crisis del líder sea aún mayor y se transforme en una catástrofe, es necesario que el Gobierno llame al dialogo social y que convoque a las personas más idóneas para salir de esta crisis.

(*) Concejal de Resistencia.