El Perrando es un árbol en el bosque | Por César López

Opinión Política Provinciales Salud Sociedad

Por

Es un momento durísimo. La lucha contra el corona virus es a destajo. Sostener la parte anímica es una tarea compleja cuando uno siente que se está perdiendo la batalla, y nadie sabe cuando terminará. Toda muerte salpica de dolor a la sociedad; la del Dr. Duré aún más por su rol de terapista en una etapa de pandemia. La tarea de los médicos, enfermeros, y demás es verdaderamente heroica, están jugándose la vida por defender la vida de otros. Es triste que la dirigencia de la oposición utilice una muerte para abrevar alguna agenda mediática, y no para generar conciencia social sobre la letalidad del virus.

En las primeras semanas, cuando asumió la dupla Trejo-Pascual en el Perrando; intercambié con el Dr Pascual algunos whatsapp que me emocionaron. Pusimos un foco aquí, estamos arreglando ascensores, Secheep nos dio una mano en la iluminación, estamos arreglando la refrigeración; pequeños detalles que indicaban el severo abandono que tenía el hospital central del Chaco; y la pasión detallista de los directores por sacar adelante al hospital.

Luego llegaron los casos de corona virus. El Dr debió aislarse, y hablamos telefónicamente un buen rato sobre los avances. Allí, Pascual me dijo que la ministra Benítez les da todo el apoyo para la gestión.

El hospital sigue teniendo necesidades, pero nadie debe dudar que el hospital está en mejores condiciones que al 10 de diciembre. El virus corre más rápido que la burocracia administrativa.

Recordemos, además, la eliminación del plan remediar durante la gestión Macri-Peppo debilitó a los centros de salud; y recargó más sobre el hospital.
En esto, la oposición debe hacer un mea culpa. Cuando Capitanich se dedicó a construir hospitales y centros de salud durante 2007-2015; la consigna era que se construían hospitales pero no se entregaban remedios. En el rato que les tocó gobernar a los radicales en el gobierno nacional, extirparon el plan Remediar. Ni hablemos de llevar las inversiones en infraestructura sanitaria a cero.

El sistema de salud del Chaco tiene problemas, y están a la vista. El Perrando no es la causa de los problemas sino el punto donde se observan las consecuencias.

La obra social INSSSEP debió bancarse los atrasos crónicos de SAMEEP, las clínicas privadas fueron denunciadas penalmente por las facturaciones al PAMI; las obras sociales privadas, en su mayoría, focalizan más en la recaudación que en mejorar las prestaciones. Las picardías de algunas ART en la primera atención sobre los accidentes. Las fragilidades de la Municipalidad de Resistencia, y del sindicato municipal, en la organización y control de tránsito vehicular de Resistencia. Ni que hablar el plus que cobran en negro por los médicos. Los empresarios que tienen trabajadores no registrados formalmente. El 50% de la población por debajo de la línea de pobreza. Cada punto negativo recae sobre el Hospital Perrando.

Mejorar el sistema de salud no es una tarea sencilla ni apta para cobardes o débiles o negligentes o cómplices. La dirigencia política debe asumir que debe dar una pelea en todos los frentes. También la dirigencia empresarial sobre la informalidad laboral. Es cambiar la mentalidad. Una foto de una nueva inversión en el Perrando sirve poco cuando las obras sociales privadas, o las clínicas siguen aprovechando la fragilidad del estado. El Perrando es un árbol en el bosque. La muerte del Dr Duré debe sembrar una nueva conciencia social, una nueva mentalidad en la dirigencia política, sindical, empresarial.

(*) Periodista. Fuente: Facebook.