Duro golpe al STJ y la Asociación de Magistrados: la Justicia ordenó al Consejo de la Magistratura tomar juramento a María de las Mercedes Pereyra

Policiales y judiciales Política Provinciales Sociedad
 Duro golpe al STJ y la Asociación de Magistrados: la Justicia ordenó al Consejo de la Magistratura tomar juramento a María de las Mercedes Pereyra

El juez Civil y Comercial Nº 6, Jorge Mladen Sincovich, hizo lugar este lunes a la acción de amparo presentada por la jueza María de las Mercedes Pereyra contra el Superior Tribunal de Justicia, y decretó la nulidad de la resolución por la que el Alto Cuerpo anulaba la designación de la magistrada como integrante del organismo que nombra y echa jueces. Ahora, la ministra Emilia Valle, presidenta provisional del Consejo, deberá arbitrar los medios para hacer efectivo el nombramiento.

En abril de este año, Pereyra había promovido una acción de amparo contra el STJ para dejar sin efecto la resolución por la que se anulaba el sorteo para integrar, como miembro titular, el Consejo de la Magistratura en representación de los magistrados.


Fueron los propios magistrados los que objetaron el sorteo, no porque Pereyra no tuviera derecho a participar, sino porque aseguraban que se había excluido a dos candidatas del bolillero. El Superior aceptó la objeción en pocas horas y procedió a la anulación.

En un fallo de 36 fojas, el juez Sincovich desmenuza los argumentos de las partes, explica por qué la asociación de magistrados no tiene “legitimación activa” para interceder por dos juezas que, por lo demás, ni siquiera se habían quejado por el resultado del sorteo, y advierte que se violentaron los derechos de la jueza Pereyra, además de sendas garantías constitucionales.


En sus fundamentos, Sincovich muestra una copiosa lista de jueces que, entre el año 2000 y 2020 fueron excluidos de los sorteos. Éstos fungían como suplentes o interinos y se les negó la asignación del número de orden en el bolillero independientemente de ostentar o no un cargo titular “de base”, de lo que se infiere que la exclusión de dos juezas en el último sorteo es una metodología sistemática, y no el hecho de insanable gravedad institucional que expuso la Asociación de Magistrados y que, esta vez, aceptó de buen grado el Alto Cuerpo. De hecho, justamente en el sorteo del año 2000, la jueza que quedó afuera del bolillero fue María Emilia Valle.

LA SENTENCIA
Al hacer lugar a la acción de amparo interpuesta por Pereyra, el magistrado decreta la nulidad y deja sin efecto la Resolución Nº 233 del 24 de Abril de 2020, dictada por el S.T.J. mediante la cual se determinó la anulación del acta de sorteo del tres días antes, y la realización de un nuevo sorteo para designar integrante del Consejo de la Magistratura por los magistrados.

Para Sincovich, la resolución se encuentra afectada “de los vicios de arbitrariedad e ilegalidad”, por lo que ordena mantener en todos sus términos el resultado del sorteo original. No obstante, no toca lo atinente a la jueza Amanda Corchuelo.

A la presidenta provisional del Consejo de la Magistratura, Emilia Valle, a la sazón también integrante del Superior Tribunal de Justicia, le ordena tomar juramento a Pereyra en 48 horas, a los efectos de que asuma el cargo para el período 2020-2022.

Finalmente recomienda a los Ministros del Superior Tribunal de Justicia “que se arbitren, por los canales pertinentes, líneas de acción tendientes a evitar que se reiteren situaciones como las suscitadas en el marco de la presente causa, habida cuenta la vulneración de derechos constatada, en aras de evitar un innecesario desgaste jurisdiccional futuro”.