Por un “olvido” de los concejales de la UCR, se demora la causa que frenó el endeudamiento del municipio por $800M

Economía Política Provinciales Representantes Resistencia
 Por un “olvido” de los concejales de la UCR, se demora la causa que frenó el endeudamiento del municipio por $800M

A principios de mayo la edil radical María Teresa Celada y sus pares de bloque en el Concejo Municipal de Resistencia presentaron una medida cautelar y una acción de inconstitucionalidad contra las autorizaciones de ese Cuerpo al Ejecutivo Municipal para endeudar a la comuna por $800M.

Si bien el Superior Tribunal de Justicia hizo lugar a la cautelar y anuló sendas resoluciones del intendente Martínez, del presidente del Concejo y hasta la votación de la sesión en la que, sin los dos tercios, se autorizó dicho endeudamiento, se trataba de una medida cautelar de no innovar supeditada a la cuestión de fondo, que era la acción de inconstitucionalidad que planteaban los concejales.

Desde la oposición aseguran que si no hay definición sobre esa presunta inconstitucionalidad en los pedidos de endeudamiento, podrían generarse nuevos créditos con instrumentos similares a los que fueron dejados sin efecto. Sospechan, en síntesis, que la dilación es un abandono deliberado para ganar tiempo.

Desde el momento de la presentación de la cautelar y la acción de inconstitucionalidad, los primeros días de mayo, los ediles radicales no hicieron ningún otro movimiento en el expediente.

En la foja “Celada, María Teresa y otros s/Acción de inconstitucionalidad y medida cautelar – Corre traslado”, del expediente Nº 04/20, la Secretaria Técnica del Superior Tribunal de Justicia, Nélida Ester Arébalo, le informa a la presidenta del Alto Cuerpo, Iride Isabel Grillo, que siendo 29 de junio “la parte actora –los concejales radicales– aún no ha presentado los proyectos de cédula ni las constancias pertinentes a fin de correr el traslado de la presente acción, habiendo sido notificada de ello el día 05/06/2020”.

Los concejales debían haber presentado ante la oficina de mandamientos del Superior Tribunal un “proyecto” de cédula por triplicado que, una vez aprobado, ellos mismos enviarían al Ejecutivo municipal para que éste conteste y el expediente siga su curso, imposibilitando la ejecución del endeudamiento fuera de norma que eventualmente dañaría las arcas municipales.

Luego de un mes sin que se presentaran pese a estar notificados, de oficio, Grillo siguió adelante: “Conforme lo informado por la Actuaria y en atención al tiempo transcurrido, considerando la naturaleza urgente de estas actuaciones, determinada a fs. 49, por Secretaría, una vez firme el presente, líbrense los recaudos pertinentes a fin de correr el traslado de la presente acción”.

Mientras el reloj corre, aumenta el riesgo de que el Ejecutivo municipal vuelva a arremeter con un nuevo endeudamiento. ¿O ya lo habrá hecho?