La cúpula policial chaqueña presentó su renuncia porque el Ejecutivo no reintegra a los agentes acusados de torturas en Fontana

Policiales y judiciales Política Provinciales
 La cúpula policial chaqueña presentó su renuncia porque el Ejecutivo no reintegra a los agentes acusados de torturas en Fontana

Lo confirmó el jefe de la fuerza, Comisario General Fernando Javier Romero. “Hoy tenemos 900 policías procesados en libertad, por un proceso judicial en trámite; no reintegrar a los policías vinculados a los hechos de Fontana sería un antecedente nefasto”, explicó. También se van Ángel Alfonso Domínguez, Subjefe, y la Directora Ejecutiva del Centro de Análisis, Comando y Control Policial (CEAC), Mariela Aguirre.

En declaraciones a La Radio, Romero reveló que minutos antes del mediodía habían enviado las cartas de renuncia a Casa de Gobierno, por lo que al momento de publicación de esta nota, aún no estaban en manos del gobernador Jorge Capitanich, quien eventualmente tendría que elaborar los decretos aceptándolas.

“Sería un antecedente nefasto: si aplicamos la norma para los policías de Fontana tendríamos que hacerlo para todos; por una simple denuncia tenemos que medir con la misma vara a todos”, dijo Romero en referencia a los 900 efectivos que tienen algún tipo de denuncia que está siendo investigada en la Justicia y, sin embargo, pueden seguir trabajando.

“Yo públicamente le pedí disculpas a la familia”, admitió el funcionario en alusión a las víctimas de un allanamiento ilegal que tuvo lugar durante la noche en un barrio humilde de la localidad de Fontana.

En esa causa, por la que fueron apartados cuatro agentes, varios integrantes de una familia qom fueron torturados en la Comisaría Tercera, incluida una menor, y hasta hubo denuncias por abuso sexual. Para Colmo, la investigación reveló que hubo al menos otros tres operativos de características similares.

“Mientras se mantengan en la postura de no reintegrar a los funcionarios policiales yo no voy a declinar”, indicó Romero pero aclaró que seguirá trabajando: “Es una cuestión de posturas, institucional; veremos al que designen qué postura toma”.

Aunque el argumento por el que la cúpula policial chaqueña pegan el portazo parezca un problema operativo, es inevitable calificarlo como corporativo, o incluso como un acto de presión hacia el Ejecutivo, habida cuenta de que Romero había hablado con la ministra de Seguridad Gloria Zalazar una hora antes.

“No lo tomen como un apriete al Gobierno”, dijo, “entendemos que los agentes deben reintegrarse cuando tienen la libertad; tenemos tantos otros y fueron reintegrados al servicio, cumplen funciones, pero siempre sujetos a la resultas de las causas judiciales”, justificó.