Press "Enter" to skip to content

Corrientes modificó el operativo de ingreso para aliviar la carga en el puente interprovincial


A partir de la jornada de este lunes, los camiones que no tienen como destino la provincia vecina ni la ciudad capital tienen un trato diferencial. Los que no están de paso, deben cumplimentar los estrictos requisitos de ingreso. Aclaran que «la estructura del puente no corre peligro».

Autoridades de Corrientes decidieron modificar los operativos de control de acceso a la provincia que fueron dispuestos en la bajada del puente General Belgrano, para lograr una mayor fluidez del tránsito pesado y evitar la sobrecarga del viaducto. De esta manera, en la vecina provincia tomaron nota del informe técnico publicado por la Dirección de Vialidad Nacional que daba cuenta de «la fatiga que se produce en el puente debido a la carga de camiones que quedan estacionados a media calzada» al intentar ingresar a la provincia.


El documento hacía énfasis en la “la importancia de evitar congestiones de tránsito sobre los viaductos de acceso y principalmente sobre el puente atirantado, con el fin de atenuar la fatiga de elementos vitales de la estructura, reducir riesgos de graves accidentes y mantener la confiabilidad de esta importante conexión física interprovincial”.

Operativo modificado


El jefe del Distrito Corrientes de Vialidad Nacional, Carlos Londra, explicó que «se modificó el esquema del operativo» por lo que ahora se clasifica por tipo de vehículo y destino. En consecuencia, al conductor del camión pesado que sólo va a transitar por la provincia se le realiza el test de temperatura corporal y, de resultar normal, puede continuar.

En cambio, para aquellos que van a entrar a Corrientes, ya sea a un punto específico de la provincia o a la capital, se lo detine, sin obstruir el tránsito, para someter al chofer y sus eventuales acompañantes a los controles más rigurosos y que requieren mayor tiempo.


El tránsito liviano sigue siendo desviado por la bajada que da a la avenida Costanera para realizar los testeos pertinentes al conductor y sus eventuales acompañantes. «Con esta sectorización, entendemos que se debe corregir la situación que habíamos observado y que generó la preocupación que transmitimos a las autoridades provinciales», analizó Lorda.

Estructura sin riesgo


De todas maneras, el jefe de distrito de la vecina provincia llevó tranquilidad al advertir que «la estructura de puente no corre riesgo alguno». «El tema es que se produce una situación de cargas anormal, ya que los puentes están hechos para que se transite y las cargas se equilibran, más o menos, de los dos lados», puntualizó.


En cambio, como consecuencia de los operativos de control generados por la pandemia, había una carga extra durante mucho tiempo, todos los días, con filas de llegaron a extenderse por tres kilómetros. «Se puede dar una situación como que sople un viento fuerte, que es un situación de carga más la otra y ahí sí podrían generarse algunos inconvenientes», expuso el jefe de Vialidad Nacional distrito Corrientes.


No obstante, insistió en que «el puente está bien y no corre ningún tipo de riesgo». De hecho recordó que, en diciembre de 2019, pasó una turbina con destino a Yaciretá con 280 toneladas de peso sin ningún problema. «En síntesis, recomendamos no forzarlo si organizando el operativo podemos evitar esa situación», cerró.