Press "Enter" to skip to content

Protocolos, confusión, modalidades | Por Mónica Persoglia

Nadie duda que se está viviendo momentos difíciles y tensos. Que con gran contento progresivamente las actividades pudieron comenzar con algunas pautas y otros con muchos requisitos. 

La necesidad y la urgencia hizo que haya  improvisaciones por parte de negocios o comercios, que puede entenderse y dejar pasar, al tiempo que los bancos alertan por todos los medios el cuidado de las operaciones, datos y contraseñas, por otro lado algunos lugares de compras no tuvieron tiempo de adaptarse y piden eLpin y otros datos para poder cobrarse por tarjeta de débito. 

Deberían aclarar este tema para que los aparatos sean inalámbricos si fuera necesario. Pero es un error grande el solicitar un dato de contraseña personal. 

Puede que no, como puede que algunos iluminados usen luego para su propio beneficio, 
El delito, que también es epidémico, ya encontró maneras muy simples de salir a la calle. 

Las autoridades que no trabajan solas sino en equipo, deberían reforzar la información de medidas y medios para lograr un estado de mayor seguridad.

Lamentablemente, los ciudadanos no tenemos solamente temor al virus, sino a la delincuencia, que se puede generar aún mas por actitudes aparentemente ingenuas.