Press "Enter" to skip to content

Zoom del rozismo: “Convergencia Social nació para acompañar a los que más necesitan”

El autobombo de los documentos políticos suele ser más estridente porque, al ser unilaterales, no hay filtros que los contengan, salvo el de la prudencia. Pero en tiempos de pandemia, al enemigo ni prudencia.

Autofagia. El movimiento interno chaqueño radical más ganador de todos los tiempos, Convergencia Social, en nutrida videoconferencia, alimentándose de sí mismo, haciendo tronar sus ideas en los despachos, escritorios y ¿livings? de cada correligionario, de modo que volvieran multiplicadas, este jueves hizo del autobombo (y el antiperonismo) un colorido fresco romántico de Eugène Delacroix. Verbigracia, “La Libertad guiando a su pueblo”.

Luego de las presentaciones en las que los Ex, los eméritos, los “M.C.” desempolvaron el abolengo y el medallero, antiguos cargos y dobletes –dos veces gobernador, Ángel Rozas; dos veces intendente de Sáenz Peña, Carim Peche–; luego de todo eso vino la definición del lugar desde el que se critica, que siempre es un lugar mejor: “los principios humanistas, progresistas y solidarios de Convergencia”.

El objetivo del encuentro (“realizar un análisis de la situación sanitaria, económica y social del Chaco”) era, como siempre, un pretexto, porque las conclusiones los preexistían: el peronismo gobernante está “disociado de las reales necesidades de la gente” y “se ocupa de cuestiones que nada tienen que ver con los problemas de la ciudadanía, como el planteo de una reforma judicial a nivel nacional o una reforma de la Constitución y venta de la casa de gobierno y el autódromo en la provincia, un Estado de claro sesgo totalitario que intenta imponer la agenda de la impunidad y el vamos por todo”.

En el apartado municipal, María Teresa Celada defendió el rechazo al nuevo impuestazo en Resistencia, malinterpretado por los amigos de Somos Parte como una legitimación de la voracidad tributaria: “Voté en contra«, juró.

El cierre fue emotivo: “La historia reconoce a Convergencia Social como el sector de la política chaqueña que nació para acompañar a los que más necesitan, al que trabaja, produce, genera empleo y desarrollo”. Y ahí está la clave que justifica indagar en los resuellos de ese plenario: si se retiran las capas superficiales de teatralidad del Zoom convergente, el análisis político lineal y atolondrado después de haber pasado cuatro años en silencio o criticando sólo a Domingo Pepppo; si se saca todo eso del medio, aparece el verdadero motor de la juntada, su justificación: esta vez, el radicalismo chaqueño intuye que podría volver a gobernar.