Press "Enter" to skip to content

Plástico | Por Gabriela Rearte

Hoy día vivimos rodeados de basura, y en su mayoría es plástico. Alguna vez te preguntaste ¿en qué momento llenamos al mundo de plástico? ¿Y cuando fue creado?

Cuenta la historia que el primer plástico apareció allá por 1860 en Estados Unidos con la idea de sustituir el marfil para fabricar bolas de billar. Luego con los años se fue modificando y mejorando la fórmula. Hoy día existen diversos tipos de plásticos.

Para quien no sabía  el plástico se fabrica a partir de materiales naturales como la celulosa, el carbón, el gas natural, la sal y el petróleo mediante un proceso de polimerización o policondensación. La gran industria usa –o mal usa- recursos no renovables para que nosotros obtengamos una satisfacción de muchas veces 5 minutos.

Sí, 5 minutos tardamos del supermercado al auto donde sacamos el paquete de papitas de la bolsita plástica y en otros 5 minutos las devoramos.

Sí, 5 minutos tardamos en tomar una gaseosa cuando estamos sedientos. Aplica a vasos y botellas plásticas.

Sí, 5 minutos tardamos en comer un helado, y ni siquiera usamos la cucharita de plástico.

Y para algunas otras actividades nos tardamos un poquito más, 10 minutos, 1 hora, 2 días, 3 meses o quizás 2 años.

Este desecho tarda en degradarse 150 años, si es una bolsa de plástico común, 500 años si son pañales y toallitas higiénicas femeninas,  o 1.000 años si fuera una botella de PET.

¿Alguna vez te paraste a pensar cuanto plástico consumís por día/semana/mes/año? Te invitamos a que revises en tu alacena todos los productos alimenticios que vienen envueltos de plásticos y calcules cuantos años tardarían en desaparecer…seguro superará tu existencia en el planeta. ¿Cómo hacían nuestros bisabuelos para vivir en un mundo sin plásticos? Por lo que sabemos vivieron, y muchos años de una manera más saludable. ¿Cuánto estás dispuesta/o a cambiar tus hábitos para reducir tu contaminación? Pensemos en las futuras generaciones ¿qué planeta les estamos dejando?

Gabriela Rearte es saenzpeñense, nómade, autogestiva, autodidacta, cocinera, permacultora y activista ambiental.