Press "Enter" to skip to content

“Un proyecto de ley para fortalecer el consentimiento de las personas con discapacidad en el acceso a los derechos sexuales y reproductivos”

El proyecto 1803-D-2019 “Prácticas quirúrgicas denominadas ligadura de trompas de Falopio y ligadura de conductos deferentes o vasectomía en los servicios de sistema de salud para personas con discapacidad” propone introducir cambios en la redacción de las leyes N° 26.130 y N° 17.132 para adecuarlas a la legislación actual y fortalecer la voluntad y autonomía de las personas con discapacidad.

El proyecto presentado por la diputada Lucila Masin, acompañado por las firmas de Cristina Britez y de los exdiputados Carlos Castagneto, Laura V. Alonso y José Ciampini, recoge el trabajo de consenso realizado en las comisiones de Salud y Acción Social y Discapacidad en 2017, sobre dos proyectos encabezados por la exlegisladora Gabriela Troyano, así como las consultas realizadas a varias organizaciones en la temática, tal como lo establece la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Se propone una modificación de sustancial importancia en la Ley 26.130, que establece el Régimen para las Intervenciones de Contracepción Quirúrgica, al garantizar a toda persona mayor de edad (mayor de 18 años) el derecho de acceder a la realización de las prácticas denominadas “ligadura de trompas de Falopio” y “ligadura de conductos deferentes o vasectomía” en los servicios del sistema de salud.

En otras palabras consiste en poner la ley acorde con lo dispuesto sobre la capacidad de las personas, en el Código Civil y Comercial vigente y en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (con rango constitucional).

La segunda norma que se propone adecuar es la 17.132 de Régimen Legal del Ejercicio de la Medicina, Odontología y Actividades Auxiliares. En un aspecto del artículo 20 se remarca el valor del consentimiento informado de la persona ante la práctica de una intervención que provoque la imposibilidad de engendrar o concebir.

Esta propuesta se basa en la premisa de que las restricciones totales o parciales al ejercicio de su capacidad jurídica una persona con discapacidad no sean utilizadas como fundamento para legitimar la violación a su derecho a brindar el consentimiento informado ante una práctica de contracepción quirúrgica. En igualdad de condiciones con las demás personas se busca garantizar así su derecho humano a decidir sobre sus derechos sexuales y reproductivos.

En caso de ser necesario, la reforma prevé los mecanismos dispuestos en el sistema de apoyos del artículo 32 del Código Civil y Comercial, para garantizar la autonomía de las personas con discapacidad a la hora de tomar decisiones y en muchos casos terminar con la práctica de las esterilizaciones forzadas, que lesionan su derecho a la salud, a la igualdad y a la no discriminación, manteniendo su fertilidad y el derecho a formar una familia, en igualdad de condiciones con las demás personas.