Rosario: tres expolicías y un militar comenzarán a ser juzgados por la denominada causa “Klozman”

Nacionales Policiales y judiciales

Tres exmiembros de la delegación Rosario de la Policía Federal Argentina (PFA) durante la última dictadura y un militar retirado de Inteligencia comenzarán a ser juzgados desde hoy por 29 casos de delitos de lesa humanidad cometidos en 1976 contra militantes del PRT-ERP, informaron fuentes judiciales.

El juicio de la causa conocida como “Klotzman”, por el apellido de una de las víctimas, tenía previsto su inicio en diciembre de 2017, pero por diversas postergaciones recién comenzará hoy.

Las demoras en el comienzo del debate oral tuvieron como consecuencia que tres policías federales acusados, Luis Paulino Coronel, Rubén Oscar Jaime y Juan Dib, fallecieran antes de ser juzgados.

Sobre la reciente muerte de Dib, Abuelas de Plaza de Mayo señaló, a través de un comunicado, que es “otro imputado en esta causa que se suma a la larga lista de genocidas que no han sido juzgados por estos aberrantes crímenes debido al permanente retraso en el inicio de la causa”.

De ese modo, el Tribunal Oral Federal 2 de Rosario comenzará hoy las audiencias -de modo virtual por la pandemia de coronavirus- con cuatro imputados.

Según fuentes judiciales, se trata de los ex policías federales Federico Almeder; René Juan Langlois y Enrique Andrés López, quienes por primera vez serán juzgados por crímenes contra la humanidad; y el mayor retirado del Ejército, Jorge Alberto Fariña.

Fariña, un exintegrante del Destacamento de Inteligencia 121 de Rosario durante la última dictadura, fue condenado a prisión perpetua en 2010 en la causa “Guerrieri”.

En el juicio se ventilarán los pormenores de la desaparición en Rosario entre el 2 y el 16 de agosto de 1976 de 29 militantes o personas identificadas por la Inteligencia del Ejército como cercanas al Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), y su brazo armado el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

De las 29 víctimas, hubo solo dos sobrevivientes -que serán testigos en el juicio- y una joven cuya identidad fue restituida, que tenía diez años cuando fue secuestrada en 1976 y se convirtió en la nieta recuperada 104.

Fuente: Télam.