La FACA participó de una nueva convocatoria de la Comisión Interpoderes de Delitos de Lesa Humanidad

 La FACA participó de una nueva convocatoria de la Comisión Interpoderes de Delitos de Lesa Humanidad


La última reunión del espacio creado por la Corte Suprema se había llevado a cabo en 2016. Cuatro años después, en contexto de pandemia, la Federación Argentina de Colegios de Abogados sumó su mirada a lo que, se espera, sea un ámbito de trabajo que permita dinamizar los juicios de lesa humanidad sustanciados en todo el país.

Del encuentro virtual encabezado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Carlos Rosenkrantz, participó el titular de la entidad que nuclea a la abogacía organizada del país, José Luis Lassalle, quien ofreció recursos técnicos e infraestructura edilicia de los órganos asociados a FACA en todo el territorio nacional para mejorar las estrategias de avance de las causas que tienen lugar actualmente.
La comisión interpoderes creada por la Acordada 42/2008 en respuesta a un pedido formulado inicialmente por Abuelas de Plaza de Mayo y el CELS, y luego reiterado por varias otras organizaciones de derechos humanos, retomó tus actividades sumando el pedido del resto de los integrantes del Alto Cuerpo de la Justicia de “coordinar esfuerzos para resolver las dificultades que provocan demoras en la sustanciación de los procesos”.

En esta ocasión volvió a invitar a organismos de Derechos Humanos, como en el último encuentro realizado en septiembre de 2016 con la participación del entonces presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti. “Es innegable que [las causas] enfrentan demoras. La consigna de los miembros de la corte es que en seno de las comisión se trabaje para tener un plan de acción que no sólo sirva para revertir la demora actual agravada por la pandemia, sino que brinde un parámetro objetivo para determinar en el futuro si el poder judicial ha estado a la altura de sus responsabilidades”, señaló Rosenkrantz.    

“SUMAR DESDE LA ABOGACÍA ORGANIZADA”   
Por su parte, Lassalle propuso “sumar la mirada de la abogacía organizada sobre este tema tan preocupante como es el seguimiento de los procesos sobre los crímenes de lesa humanidad”, y apuntó: “Me cabe el honor de representar a una entidad que en julio cumplirá 100 años de vida, con la enorme satisfacción de poder decir que le ha hecho honor a los objetivos estatutarios que fueron su base de nacimiento, entre ellos el de la defensa de los derechos y garantías constitucionales, el respeto y el trabajo por la plena vigencia del estado de derecho y el respeto a ultranza por los derechos humanos”.

A continuación, la intervención completa del presidente de la FACA a propósito de la primera reunión en la que se formalizaron los objetivos generales de cara a los próximos encuentros:

“Por supuesto que también está dentro de esa finalidad y trabajamos para ello, al margen de cualquier crítica en la actitud proactiva, por el mejoramiento de la Justicia. Con el mejor ánimo venimos a participar de esta reunión enriquecedora para sumar las observaciones, la mirada de la abogacía y las inquietudes que podamos tener al respecto”.

“Es un hecho compartido por todos, las dificultades que ha encontrado la justicia, los escollos, la carencia de recursos que ha llevado a una dilación de los procesos que hacen al juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad, pero quiero insistir: no lo hacemos desde una posición crítica sino de poder sumar el esfuerzo desde este sector para superar inconvenientes”.

“Nuestra Federación tiene en funcionamiento desde hace muchos años una Comisión de Derechos Humanos y una de Administración de Justicia, y desde hace unos meses se están implementando observatorios a los efectos de recabar información y de obtener bases estadísticas de manera de tener información actualizada y resolver en consecuencia. Por eso es que veníamos a peticionar la posibilidad de contar con la información necesaria sobre el estado de situación de los diferentes procesos en cada una de las jurisdicciones. Es una herramienta fundamental para emitir un juicio y expresar las inquietudes de la abogacía”.

“También queremos ponernos a disposición sabiendo los problemas que enfrenta la justicia. Por ejemplo, desde el punto de vista de la carencia de recursos o de problemas edilicios donde desarrollar los juicios, puede la FACA a través de sus distintos colegios, aportar una capacidad edilicia importante como para que el desarrollo de los juicios pueda tener condiciones adecuadas”.

“Si algo tenemos en cuenta que ha puesto de manifiesto esta crisis que angustia tanto a la humanidad y a los argentinos en particular, es la imposibilidad de haber desarrollado hasta ahora la Justicia tanto a nivel federal como provincial, de los sistemas informáticos que faciliten el desarrollo de los procesos y la labora profesional. Por eso también queremos con absoluta humildad contribuir con los técnicos que están trabajando en cada uno de los colegios y en la federaciones provinciales, para que ese camino hacia el expediente digital, hacia la unificación de las plataformas electrónicas, se haga también con la mirada y las necesidades de los profesionales del derecho”.

“Por supuesto que conocemos de los equipos técnicos tanto de la Corte Suprema como del Consejo de la Magistratura, y no tenemos inconvenientes, también en la medida que se lo facilite, acceder a un trabajo común, con el aporte de las necesidades que a juicio de los profesionales liberales pueda estar necesitando el sistema, o superar los problemas que actualmente tenemos”.

“Lo queremos hacer desde una posición proactiva. Y sobre todo en algunos ámbitos provinciales lo hemos hecho aportando las ideas con el convencimiento de que en esta área muchas veces se elaboran las plataformas sobre las necesidades o una mirada puramente técnica, y dejando escapar detalles que hacen al desempeño y a la labora propia, técnica, de la magistratura, y del trabajo de los abogados”.

“Celebramos esta convocatoria, la posibilidad de participar. Ojalá se repitan las reuniones, de manera tal que podamos analizar una política judicial en dirección al aceleramiento y la conclusión, lo más rápido posible, de estos juicios en los que se juzgan los casos de lesa humanidad. Es una forma de que los argentinos saldemos cuentas con un pasado histórico ya no tan reciente, pero que sin duda nos aportará el legítimo orgullo de mostrarle a la sociedad, al universo de las naciones, que los argentinos hemos podido superar esa etapa, con la ley en la mano, sin necesidad de tribunales especiales, respetando el debido proceso. Es un legítimo orgullo que hemos sentido y queremos seguir conservando”.

LOS PARTICIPANTES
Además de Rosenkrantz Lassalle, participaron de la reunión de la Comisión Interpoderes convocada por la Corte, el director general de Relaciones Institucionales, Fernando Sagarna; Javier López Calderón, de la Unidad de Superintendencia para Delitos de Lesa Humanidad; Eduardo Casal, procurador interino de la Procuración General de la Nación; la titular de la Procuraduría de Crímenes Contra la Humanidad, Ángeles Ramos; la defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez; Ptricio Giardelli, de la Secretaría General de Coordinación el Ministerio Público de la Defensa; el presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación, Alberto Lugones; la titular de la Unidad de Derechos Humanos, Género, Trata de Personas y Narcotráfico del Consejo de la Magistratura, Alicia Tate; Juan Martín Fresneda, del Observatorio de DDHH del Senado; la presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Ángela Ledesma y otras autoridades; Diego Morales, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS); Sol Hourcade, coordinadora del equipo Memoria, Verdad y Justicia; Camilo Juárez y Carlos Pisoni, de H.I.J.O.S. Capital; y Mabel Careaga, de la Asociación de familiares y compañeros de los 12 de Santa Cruz.