Press "Enter" to skip to content

“Luego vinieron por mí y no quedó nadie” | Por Carim Peche


“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista. Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista. Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante. Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada».

Así reza el poema escrito por el pastor alemán Martin Niemöller. Palabras que alguna vez reflejaron también los años más oscuros de la historia argentina, y que creíamos desterrados para siempre. Hoy la República vuelve a estar en peligro y no por la pandemia COVID-19, sino por el accionar de un gobierno nacional cuya voluntad y legitimidad de poder pretende ser superior al de la Constitución Nacional. Un gobierno que descalifica jueces, avanza sobre las atribuciones y competencias del Poder Legislativo, las instituciones de la democracia y coarta libertades colectivas e individuales. Más poder, más impunidad.

En nuestra provincia la realidad no es diferente. La discriminación y persecución hacia quienes no son parte de la cofradía kirchnerista están más vigentes que nunca. Ayer negándole recursos a los municipios gobernados por la UCR como si sus habitantes supieran mas de banderías políticas que de necesidades reales. Hoy concejales afines al gobernador Jorge Capitanich intentan destituir a la intendenta de Pampa del Infierno Glenda Seifert utilizando como fundamento la no presentación de un balance, a sabiendas que como consecuencia de la pandemia todos los actos administrativos se han adaptado a los nuevos tiempos. Y que ese balance que demandan con tantas ansias, no hará más que reflejar el estado en que se recibió el municipio, totalmente quebrado, con deudas millonarias tras años de pésimas gestiones”.

Y mañana podrán venir por cualquier chaqueño que se atreva a soñar con un Chaco mejor. Sepan que no van a poder, porque los hombres y mujeres de bien somos más que un puñado de adictos al despotismo. Somos muchos más los que queremos vivir en paz, con orden social e institucional, respetando y siendo respetados. Yo estoy de este lado. Usted, señor gobernador Jorge Capitanich, ¿De qué lado está?

(*) Presidente del bloque de diputados de la UCR