Turquía extiende su polémica misión exploratoria en el Mediterráneo oriental

Internacionales Política

El Gobierno de Turquía anunció hoy una nueva ampliación de su misión exploratoria de gas natural en el Mediterráneo oriental, cerca de la isla griega de Rodas, que motivó varios episodios de tensión jurisdiccional con Grecia.

Según la Marina turca, la misión de exploración de gas natural del barco turco Oruc Reis, que comenzó a mediados de octubre, ahora continuará hasta el 4 de noviembre, en una decisión que tanto Atenas como la Unión Europea consideran como ilegal.

Sin embargo, Ankara afirma que está trabajando en su propia zona económica exclusiva, informó la agencia de noticias Europa Press.

El buque Oruc Reis inició hace más de 10 días los trabajos de exploración de hidrocarburos en una zona del Mar Mediterráneo cuya soberanía también reclama Grecia y que genera un nuevo capítulo de tensiones entre estos países con disputas históricas.

Según explicó dos semanas atrás el ministro de Energía turco, Fatih Donmez, el navío debía terminar sus trabajos de investigación sismológica en diez días, es decir, entre ayer y hoy.

Según un comunicado del Ministerio de Exteriores de Grecia, Atenas volvió a criticar hoy la extensión y acusó a Turquía de “ignorar por completo las reglas del derecho internacional con su comportamiento provocador y delincuente”.

Queda por ver cómo afecta esta prórroga a los esfuerzos diplomáticos para rebajar la tensión actual entre ambos países que el viernes, en un gesto de buena voluntad, decidieron cancelar sendos ejercicios militares interpretados por la otra parte como una amenazadora exhibición de fuerza.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien apoya firmemente a Grecia, había movilizado el 16 de octubre una flota de guerra en el Mediterráneo como muestra de fuerza, y aseguró no cederá “a provocaciones”.

La disputa por la exploración turca de gas natural frente a las islas griegas de Rodas y Kastelórizo en el Mediterráneo oriental se intensificó en las últimas semanas y, pese a que Turquía había paralizado en un principio los trabajos, los retomó posteriormente alegando que no hubo avances en el diálogo prometido con Grecia.

La Cancillería turca afirmó que las tareas de exploración “se llevan a cabo totalmente en la plataforma continental turca” y precisó que “el área de estudio está a 15 kilómetros de distancia del punto más cercano en Turquía y a 425 kilómetros de la Grecia continental”.

Las últimas tensiones comenzaron el 10 de agosto cuando Turquía desplegó el buque Oruc Reis en aguas reivindicadas por Grecia, haciendo caso omiso de los repetidos llamamientos de la Unión Europea (UE) y de Atenas para que cesara.

El barco regresó a las costas turcas el mes pasado, en lo que muchos esperaban se convierta en un signo de apaciguamiento para resolver esta crisis, pero tras reuniones diplomáticas para avanzar en una solución, el navío volvió a navegar la zona en conflicto.