Portugal anunció nuevas medidas para contener la segunda ola de coronavirus

El primer ministro de Portugal, António Costa, anunció hoy que el Gobierno acordó nuevas medidas sanitarias ante el aumento de los casos de coronavirus.

En la conferencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, Costa explicó que las decisiones se toman para controlar el avance exponencial de la pandemia.

Las medidas restrictivas que entrarán en vigor mañana y se mantendrán hasta el 23 de noviembre incluyen un un toque de queda en 121 comarcas, incluidas Lisboa y Oporto, entre las 23 y las 5 y los próximos dos fines de semana de las 13 a las 5, informó la agencia de noticias Sputnik.

En la región de Lisboa y el Valle del Tajo se registraron 1.073 nuevos casos con 14 muertes.

La posible prórroga o levantamiento dependerá de la evolución de la situación.

Costa recordó que los contagios pasaron de 2.000 diarios a mediados de octubre a casi los 6.000 de hoy, según un comunicado en la página web del Gobierno luso.

La Dirección General de Salud (DGS) de Portugal informó que en las últimas 24 horas se confirmaron 5.784 casos, segunda cifra de contagios diarios más alta desde la declaración de la pandemia, y 48 fallecimientos más.

De los nuevos casos, 3.923 fueron identificados en la región del Norte, donde murieron 27 personas en el último día.

Las defunciones restantes se registraron en las regiones Centro (cuatro), Alentejo (dos) y el Algarve (uno).

Según el balance, 378 personas están recibiendo cuidados intensivos por coronavirus, un nuevo máximo histórico, consignó la agencia de noticias Europa Press.

A ello hay que añadir 2.522 hospitalizaciones, 102 más que el día anterior y el mayor incremento de ingresos diarios desde el 2 de noviembre.

En declaraciones recogidas por la agencia de noticias LUSA, Costa reconoció que las medidas son “durísimas” para los restaurantes y comercios, pero que esperan achatar la curva con ellas y “controlar la pandemia” para tener una Navidad “lo más normal posible”.

Asimismo, el primer ministro subrayó la necesidad de realizar controles de temperatura en el acceso a lugares de trabajo, establecimientos educativos, medios de transporte, espacios comerciales, culturales o deportivos.

También se acordó la movilización de al menos 915 funcionarios públicos con el fin de apoyar a los trabajadores de salud para el rastreo y la vigilancia de enfermos de la Covid-19.

Portugal acumula más de 179.324 positivos por coronavirus desde el inicio de la crisis sanitaria, con más de 73.000 casos activos y 2.896 muertes, de acuerdo con las estimaciones de la DGS.