Según medios israelíes, el Primer Ministro Netanyahu viajó en secreto a Arabia Saudita

Internacionales

Medios israelíes informaron hoy que el primer ministro Benjamin Netanyahu viajó ayer en secreto a Arabia Saudita para reunirse con el príncipe heredero Mohammed bin Salman, en el que sería el primer viaje conocido de un gobernante israelí a esa potencia islámica sunnita y en medio de un acercamiento de Israel a las monarquías árabes del Golfo.

La televisión pública israelí Kan añadió que de la reunión también participó Mike Pompeo, el secretario de Estado estadounidense, quien estuvo en Israel la semana pasada en el marco de una gira por Medio Oriente.

Netanyahu viajó junto a Yossi Cohen, jefe del Mossad, el servicio de inteligencia israelí, en un avión privado hacia la ciudad de Neom, en el noroeste de Arabia Saudita, para retornar cinco horas después, informó el portal de noticias israelí Walla!.

El príncipe heredero estaba en Neom para conversar con Pompeo.

En su gira por Medio Oriente, Pompeo viajó con un grupo de periodistas estadounidenses, pero los dejó en el aeropuerto de Neom cuando realizó la visita a bin Salman.

La oficina de Netanyahu no hizo comentarios sobre la noticia del viaje, y tampoco lo hicieron ni el Gobierno ni los medios oficiales de Arabia Saudita.

Israel alcanzó recientemente históricos acuerdos de normalización de sus relaciones con dos aliados de Arabia Saudita en el Golfo, Emiratos Árabes Unidos y Barhéin.

Estos acuerdos, denominados Acuerdos Abraham, fueron impulsados por la administración del saliente presidente estadounidense Donald Trump.

Estados Unidos y responsables israelíes aseguraron que hay más Estados árabes dispuestos a establecer relaciones con Israel.

El agosto pasado, Netanyahu dijo que Israel mantenía conversaciones secretas con múltiples Estados árabes.

Arabia Saudita, al menos de forma pública, suscribe la tradicional posición de la Liga Árabe de no establecer vínculos con Israel hasta que no se resuelva el conflicto del Estado judío con los palestinos.

El rey Salman apoyó durante mucho tiempo a los palestinos en su esfuerzo por poner fin a la ocupación israelí de sus territorios y fundar un Estado independiente.

Sin embargo, analistas indican que el príncipe heredero probablemente esté más abierto a la idea de normalizar las relaciones, indicó la cadena de noticias estadounidense CNN.

El reino aprobó el uso del espacio aéreo saudita para vuelos israelíes a los Emiratos Árabes Unidos, una decisión anunciada el día después de que Jared Kushner, yerno y asesor principal de Trump, se reuniera con el príncipe Mohammed en Riad.

La normalización de los lazos con Bahréin también sugiere al menos una conformidad saudita, ya que el reino de la isla depende de Riad en muchos sentidos.

Por otra parte, analistas israelíes se preguntan si bajo la administración del presidente electo de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden, seguirán produciéndose acuerdos de normalización entre Israel y países árabes, en especial con Arabia Saudita.

La administración Trump no dio gran importancia a las denuncias de violaciones de derechos humanos en Arabia Saudita.

Muchos de los analistas creen que la administración Biden se vería en una situación incómoda si alentara un pacto israelí-saudita sin que se produjera una mejora en la situación de los derechos humanos en el país árabe.

Como Trump debe dejar la Casa Blanca el 20 de enero, algunos expertos israelíes especulan que Estados Unidos podría alentar el acuerdo antes de que Biden asuma la presidencia.

Israel y los Estados árabes del Golfo -así como Arabia Saudita- tienen en común un enemigo, Irán, la potencia musulmana chiita de la región.