“María Luisa Lucas: una mujer pionera”, el homenaje a un año de su muerte

Provinciales Sociedad
 “María Luisa Lucas: una mujer pionera”, el homenaje a un año de su muerte

El Superior Tribunal de Justicia realizó un acto virtual en homenaje a la memoria de quien fuera presidenta del Superior Tribunal de Justicia: María Luisa Lucas, una mujer pionera. La trasmisión fue se acompañada en vivo por más de 200 espectadores desde distintos puntos del país. Durante el emotivo acto la recordaron referentes nacionales del quehacer judicial y también descubrieron una placa recordatoria con motivo de la imposición de su nombre al Centro Público de Mediación del Poder Judicial del Chaco.

Asistieron virtualmente la presidenta del Superior Tribunal del Chaco Iride Isabel María Grillo, el juez Rolando Toledo, la jueza Emilia Valle y el juez Alberto Mario Modi; el procurador general Jorge Canteros y la defensora general Alicia Alcalá. La presidenta de Junta Federal de Cortes y Superiores Tribunales de Justicia de las Provincias Argentinas y Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Jufejus), María del Carmen Battaini; la jueza de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, Hilda Kogan; la presidenta de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA), Aída Tarditti. Y la vicegobernadora del Chaco Analia Rach Quiroga, la ministra de Seguridad y Justicia, Gloria Zalazar, la secretaria de Derechos Humanos y Géneros, Silvana Pérez y el presidente de la Cámara de Diputados Hugo Sager, así como familiares.

La presidenta de Jufejus, María del Carmen Battaini, recordó a María Luisa Lucas como “una persona que nos une y nos transforma en un único equipo”, por eso estamos aquí todos juntos en este momento homenajeándola. “Escuché en el video homenaje palabras muy enriquecedoras de su persona que no son más que realidades porque todos la hemos vivido así”, agregó. Luego indicó que la Jufejus tiene hermosos recuerdos y vivencias de ella y buenos productos ya que se proponía objetivos y los cumplía.

“Una innovadora, rica en todo sentido, respetuosa, con convicción, una muy buena persona, una mujer íntegra también en los aspectos personales”, la definió. Y consideró que cumplió con aquellas palabras de Gandhi que indican: “si queremos que el mundo cambie, seamos parte de ese cambio y nuestra obligación es seguir siendo parte de ello”.

Posteriormente la presidenta de AMJA, Aída Tarditti, manifestó que Lucas gestó las instituciones invitadas al homenaje de hoy. “Fue socia fundadora de AMJA y contó con su incasable labor, logrando perforar ese llamado ‘techo de cristal’. Cuando nació la Asociación sólo había 25 mujeres y cuando la dejó la ya había más de 1000 juezas, esa era María Luisa, una constructora del engrandecimiento de AMJA”. Al tiempo que recordó frases inspiradoras que dijo la jueza en eventos de la Asociación: “No hay que claudicar jamás y hay que luchar para llegar” y sobre los esfuerzo y la vida en general había señalado “se sufre pero se goza”.

Luego Emilia María Valle, presidenta del Foro Federal de Consejos de la Magistratura y Jurados de Enjuiciamiento de la República Argentina (Fofecma), indicó que la partida de María Luisa Lucas dejó un gran vacío en el Poder Judicial chaqueño, pero no sólo allí sino en todos los ámbitos e instituciones en los que realmente se destacó.

“Una mujer innovadora que jamás temió a los desafíos, fue directa, frontal y justa. Un ejemplo de honestidad, integridad y ética que ni aún aquellos que alguna vez cuestionaron sus decisiones, pudieron desconocer”, afirmó. Más adelante consideró que el título del libro “Una mujer pionera”, refleja una condición que todos reconocen en ella.  “Hablar de María Luisa Lucas es hablar de lucha incansable por los derechos de las mujeres, de acceso a justicia, mediación, capacitación, Centro Judicial de Género, AMJA, Fofecma y de tantos otros”, dijo.

Asimismo comentó que con gran entusiasmo llevó adelante el 50 aniversario del Consejo de la Magistratura del Chaco, que ella presidía en ese momento, convocando a todas las provincias y allí  impulsó la creación de Fofecma. “Es en reconocimiento a ello que, al cumplirse los 10 años del Foro, la nombran como presidenta de la comisión organizadora de ese evento que se realizó en Chaco. Los fundadores del Foro la recuerdan como una mujer con fuerza arrolladora, con gran empuje, ganas de crear, construir, proyectar, un exquisito sentido del humor y una fina pluma. Las instituciones necesitan personas que marquen la diferencia y María Luisa lo hizo y supo ver el camino y por eso la creación de este Foro, el respeto por sus opiniones y decisiones”, añadió. 

También recordó que tuvo una larga vida, plena de logros y concreciones, un símbolo permanente de la búsqueda de una mejor Justicia, una luchadora incansable de sus convicciones, con los defectos lógicos de la condición humana. “Ese bagaje de principios, virtudes, valores, sumados a su obra constituyen el enorme legado para el Poder Judicial Chaqueño y todas las instituciones, y a su familia que tanto amó y cuidó. Por todas estas cosas estoy segura que partió en paz y la tranquilidad de quienes han cumplido sobradamente su misión y quedará por siempre en la memoria ese último juramento como presidenta del Superior Tribunal de Justicia cuando dijo: “sí juro, como siempre”.  Recordó, en lo personal, que cuando la jueza Valle se recibió de abogada y, sin conocerla, la invitó a su despacho y la interpeló: “qué piensas hacer ahora de tu vida” y recordó diversas anécdotas. “Estarás siempre en y con nosotros”, concluyó. 

Finalmente, la presidenta del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia del Chaco, Iride Isabel María Grillo, señaló que este acto es un humilde y austero homenaje, un tributo de amor a nuestra inolvidable María Luisa Lucas. “En este tiempo tan difícil de templar espíritus es sanador detenernos como hoy a contemplar y contemplarla”, aseguró. “Buscando las palabras adecuadas recordé tantas enseñanzas; encuentros y desencuentros para volvernos a encontrarnos. ¡Cuánta vida!, pensé. Y la recordaré en un sentido testimonial de sentirnos parte porque somos parte y debemos dar testimonio, especialmente en este tiempo tan complejo, de lo pasado, presente y futuro porque eso es parte de nuestra identidad”.

La recordó como una mujer pionera, en el sentido de quien realiza los primeros descubrimientos o trabajos en una actividad determinada; como auténticamente chaqueña, bella guerrera, valiente, incasable luchadora e innovadora; siempre presente y disponible, atenta; política, innovadora, negociadora, docente, mediadora, nuestra.

“Cuántas enseñanzas nos dejó. Aprendí a amarla y respetarla desde nuestras legítimas diferencias que siempre nos enriquecían, a través de mi madre, qué mejor. En una causa judicial abogando juntas, en la que a contracorriente lucharon en otros tiempos, pioneras ambas, amigas. Abogando desde el ejercicio libre de la abogacía que alguna vez eligieron y en la actividad profesional desde el Consejo de Abogados y Procuradores. Y también estuvimos juntas en la Plaza 25 de Mayo por Malvinas, diciendo la abogacía presente”, reseñó.

Después recordó que la vio llegar al Superior Tribunal de Justicia junto con el restablecimiento de la democracia y “de la mano de la democracia que tanto nos cuesta afianzar y sostener”, apuntó. Recordó que cuando era juez de primera instancia, ella junto a los doctores Modi y Canteros defendieron la independencia del Poder Judicial, la cual es “una cuestión política e institucional con la que no se negocia”.

“La vi presente en aquel proceso histórico de elección de ministro del Superior tribunal de Justicia, en la primera fila, garantizando su legitimidad y luego, al llegar aquí, la vi recibiéndome cuando ingresé de la mano de un trabador judicial que ella quería tanto, el señor Antonio Rodas. Ella me recordó que los cinco ministros éramos iguales y me pidió y exigió que ejerza el bien poder. Y me solicitó que recorra la provincia como ella lo había hecho (con su amado Tito) en rutas intransitables y, luego, tuvimos la oportunidad de recorrerla juntas”, agregó.

Para concluir dijo: “es tiempo de dar gracias por su entrega, su espíritu inquieto, participativo, demostrando siempre interés y escucha activa para aprender, gran hacedora nuestra. Damos gracias por enseñarnos a gozar, a disfrutar de momentos como cantar la Canción del Chaco, con su voz inolvidable y desde el alma. Y por haber participado en cada acto de Justicia en el que participó con dignidad, valentía y prudencia”. “Recuerdo en 2002 como jueza del STJ, por vía telefónica,  dio respuesta por medio de un  amparo y garantizó el derecho a la vida y a la salud de una mujer indígena. Gracias por su entrega sin límites”.

“Hasta que un día se fue –para volver pronto, nos dijo-. Así, casi sin darnos cuenta se nos fue para siempre y para siempre ser nuestra presidenta del Superior Tribunal de Justicia de la provincia del Chaco, no te vamos a olvidar”, finalizó.

Afectuoso recuerdo

En el acto compartieron un video institucional con saludos e imágenes de su labor en el Poder Judicial y de su vida familiar. Hablaron los doctores y las doctoras: Elena Highton de Nolasco (vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia de la Nación); Alberto Mario Modi y Rolando Ignacio Toledo (jueces de Superior Tribunal de Justicia de la Provincia del Chaco); Susana Ester Medina (vocal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos); María Esther Cafure de Battistelli (cofundadora de la Oficina de la Mujer de la CSJN); María Elena Pace ( presidenta de la Entidad de Magistrados y Funcionarios de la Justicia de Paz y Faltas); Diego Derewicki (presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios Judiciales); Nelson Mussin ( inspector de Justicia de Paz y Faltas);  Graciela Aranda (secretaria General del Sindicato de Empleados Judiciales); María Rosario Auge y Celina Gutiérrez (Centro de Estudios Judiciales, secretaria Coordinadora y secretaria Ejecutiva); Beatriz Contreras (secretaria del Centro de Mediación de la Provincia); Gladys Stella Álvarez; Alicia Alcalá (defensora General); Jorge Canteros (procurador General) y Rubén Perina, sobrino de la doctora María Luisa Lucas.