El Frente Grande sobre el Presupuesto 2021: “Bien por Salud, Desarrollo Social y Servicio de Deuda; mal por Educación”

Economía Política Provinciales Representantes
 El Frente Grande sobre el Presupuesto 2021: “Bien por Salud, Desarrollo Social y Servicio de Deuda; mal por Educación”

Tras un primer informe analítico del proyecto de Presupuesto Provincial 2021 en el que se exponían los “claroscuros globales” respecto a la planificación de ingresos y erogaciones, desde el Frente Grande avanzaron sobre las proyecciones para Salud, Educación y deuda pública.

El informe

Dijimos que el Poder Ejecutivo incrementa su presupuesto 2021 un 39,27% respecto del año anterior, en un presupuesto cuyas erogaciones se incrementan un 38,60%. Ese porcentaje sigue siendo superior a la variación de Educación, de 32,9%.

En el cuadro expuesto se detallan importes, participación porcentual de áreas y servicio de deuda sobre el total de erogaciones del presupuesto (participación sobre el total) y la variación porcentual del presupuesto 2021 sobre el presupuesto 2020.

Bien por Salud, Desarrollo Social y Servicio de Deuda

Luce positivo el incremento de los presupuestos de Salud y Desarrollo Social, esencialmente derivado el primero de la necesidad de reforzar el sistema sanitario en un año que continuará bajo el signo del COVID19 (recordemos que el Presupuesto 2020 fue previo a la aparición de la pandemia), y el presupuesto de Desarrollo Social, también vinculado al costado de cobertura necesaria luego de un 2020 devastador.

También tiene significación la reducción del peso del servició de la deuda que baja más de un 20% su participación sobre el total de erogaciones (del 6,16% al 5,07%), en consonancia con un impulso nacional a la política del desendeudamiento.

Mal por la Educación

Sin embargo, nos produce una gran preocupación la marcada disminución del presupuesto educativo reduciendo su participación del 26,4% en 2020 al 25,32% en 2021.

Esa reducción con la búsqueda de un perdón legal por parte del Poder Ejecutivo incluyendo en el proyecto de ley una extraña cláusula reinterpretando el Fondo Educativo, modificando su legislación y estableciendo un cronograma de 5 años para dar cumplimiento al mandato constitucional del 33% de los recursos a educación.

No debemos olvidar que el Fondo Educativo está establecido en el artículo 83 de la Constitución Provincial, inmodificable en forma legal, y Jorge Capitanich fue el primer gobernador en cumplir el mismo con un gran esfuerzo de trabajadoras y trabajadores y quienes supieron desarrollar políticas para ello.

Un presupuesto complejo

Se reconoce la complejidad de un 2020 imprevisto, y un 2021 abierto que complejiza la programación. Como evidenciamos argentinxs y chaqueñxs, previo a la pandemia mundial ya nos encontrábamos con un debilitamiento del Estado, también en materia de servicios públicos, donde fue especialmente afectado el sistema de salud pública, incluyendo el de efectores privados, con la eliminación del Ministerio nacional, supresión de programas importantes como el Remediar, caída de la inversión en hospitales y ajuste de presupuesto.

Es decir las políticas aplicadas en los últimos años sepultaron cualquier posibilidad de encarar políticas efectivas en forma inmediata sin retomar una senda de inversiones.

Pero no queremos volver al pasado, con falta de decisión política, sumada al sometimiento y a la dependencia del gobierno de Domingo Peppo al por entonces Gobierno Nacional presidido por Mauricio Macri. Dependencia avalada y connivente de un amplio arco de la dirigencia política local que le permitió mayorías legislativas holgadas que involucraban prácticamente todos los sectores del justicialismo, el PRO y la UCR.

Ese pasado significó el abandono de protección social, de resguardo a las mujeres frente a la creciente violencia, el endeudamiento desmesurado, el apoyo a los fondos buitres, abandono del sistema educativo y del ambiente y deterioro del poder de compra de los salarios de trabajadores y trabajadoras. En Argentina y en el Chaco se construyeron otras mayorías a partir de 2019, con orientaciones políticas diferentes que se merecen un presupuesto diferente.