Criterios y opiniones encontradas

Opinión Provinciales

Por Mónica Persoglia

Un tema frecuente de conversación son los delitos y la violencia. La delincuencia en Argentina tiene y tuvo el valor de una pandemia.

Los violadores, que no tienen recuperación y que las leyes a veces acortan sus penas, los femicidas, que es una epidemia generacional un asesinato a “sangre caliente”, que sus autores mismos se sorprenden de haber sido capaces de tanta pasión y odio.

Los otros delitos, que puede estén clasificados. Se habla de una cárcel rehabilitadora, cosa que no ocurre. Sana, hay dudas, limpia, no se conoce el grado de higiene.

Los criterios son si los delincuentes tienen que tener deberes y derechos, dentro de un marco de encierro, son hombres y mujeres cumpliendo una pena.

Por eso se discute el derecho de percibir una paga por trabajos u oficios que realice dentro de la cárcel.

En un análisis ni siquiera profundo se sabe que la Cultura del trabajo se perdió hace ya décadas, no saben trabajar ni los que están en libertad y menos los que están presos.

Si los detenidos hacen tareas, trabajos, oficios murallas adentro , es un estímulo cobrar por ello , y tener esos ahorros para el día que termine su condena y no tenga necesidad de reincidir por hábito o sobrevivir .El trabajo dignifica al hombre, el ocio los degrada.El ocio da lugar a los peores sentimientos humanos, resentimientos, pensamientos de venganza, y otros .

Ellos, los que están dentro también están presos de sus emociones –violadores, asesinos, que tienen una condena extensa– es otro tema y enfoque, cuya vida transcurrirá en el recinto con pautas y rutinas.

Tengan en cuenta que las cárceles son hasta ahora una Escuela de delito y de mayor violencia. Si salen en libertad su espíritu puede estar enfermo de resentimiento. Tenemos a la vista las furias vecinales y otros ámbitos en las que hay una destreza de violencia, odio y venganza. Esta es nuestra sociedad, ociosa.

Los motochorros, delincuentes en libertad, son también alentados por una un estilo de sociedad que los ampara, los anima y los seduce. Llegar a una moto no se hace gratis, ni a un arma tampoco. La pregunta como la consiguen, que está facilitando el acceso al delito. Y si tener una moto, sólo serviría para ser… chorro.

Las autoridades que conducen el orden, reciben pautas de organización y se enfrentan a diario con las miserias del alma humana. Conocen más que nadie las necesidades tanto estructurales como para esa población que crece sin un PORQUE..

Le reprocharon al gobernador su “espiritualidad”. ¿Pero qué dice un libro sagrado?: “Te mostrarás recto con el íntegro… rígido con el perverso”.

Para pensarlo con la razón y el corazón…