El estigma narco del NEA

Nacionales Opinión Policiales y judiciales Política Regionales

Por Laura Etcharren

La irresponsabilidad con la que se trata el delito de Narcotráfico en Argentina es de antología. Tratamiento cómodamente selectivo que hace que el Narcotráfico se constate y nos constate como país estratégico para continuar con los lineamientos delictivos que se consagraron en el año 2014.

Cuando conviene el Narcotráfico es un delito federal que es lo que realmente es porque así está tipificado, y cuando no, lo forjan como delito provincial.

Mirada acomodada que fortalece al proyecto de poder y que llevó a provincias responsables a avanzar contra el delito de Narcomenudeo.

*******************************

En el marco de las asociaciones libres de la dicotomía amigo/enemigo, el Narcotráfico se constata en un país abrazado a la descompensación y al delirio. Es que la construcción del enemigo político ya no se esquematiza por ideología sino por etiquetas.

Ocurre que, en Argentina, la mediocridad nos atraviesa como sociedad bajo una tendencia sostenida a la banalización de los temas desde la cómoda Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Espacio de recepción de información del Norte Argentino. Especialmente, de la región del NEA. Data con chequeo parcial, o nulo, pero lo suficientemente engrosada como para pasear por los canales de televisión y ocupar planos digitales.

Conductores horrorizados e indignados por la composición de una estructura chimentera que no tiene como protagonistas a señoritas que pelean por el cartel de una marquesina, sino que tiene como “accionistas” mediáticas a figuras urgidas por encontrar a la morsa fabulada. Esa que después de años y tras reiteradas promociones mediáticas, aún no han podido detectar.

El Gran Norte

El gran norte tiene cantidad de particularidades que lo hacen por demás interesante. Tanto en materia cultural como en materia delictiva. Sin embargo, el radar siempre está puesto en el NEA. Región argentina estigmatizada que no puede comprenderse sin la impronta de Paraguay y sin la influencia de las diversas etnias originarias, muchas de ellas fraccionadas y enfrentadas.

El NEA, ese territorio argentino que para muchos no debiese existir, y a donde también Tucumán debiese pertenecer.

***********************************

En este tiempo excepcional, el NEA, es providencial para relativizar la inseguridad de CABA. Pues es la región que compite, en impacto social, con Rosario y el Conurbano. A ver qué territorio es peor. A ver qué lugar es el más maldito.

A la fecha, Itatí, Corrientes, volvió a estallar como enclave producto de los parches y los desaciertos locales. También de la nada nacional. Una nada que se contrapone al todo nacional que le puso Cambiemos por empatía.

Tan fuerte es la imagen del NEA que en Chaco surgió una agrupación como brazo desprendido y armado de un pueblo originario. Están quienes la analizan como una banda víctima de los criollos y quienes la analizamos desde la empírea como una organización armada delictiva compuesta por originarios en conflicto con narcomenudistas. Porque algunos originarios, también tienen sus mercaditos. Y los Gobernadores los tienen que limitar. No por ser originarios tienen inmunidad para traficar.

Organización a la que hoy se le quiere dar carácter comunitario. De Guardia Washek a Guardia Ambiental. Una problemática que tiene en alerta a todas las provincias del entorno por ser, la Guardia, de impulso reproductivo. Y amparada por el psicoanálisis del Ministerio de Seguridad de Cancionero de Colegio Secundario.

Enfoques acomodaticios por provincias

En el NOA encontramos a la provincia de Tucumán (que para muchos debiese pertenecer al NEA) tomada por el Narcomenudeo en el sur de la capital, con epicentro de mercado de cripy (marihuana colombiana) en la ciudad, y despliegue de ollas de consumo. Y no por eso se dice que el desastre de Tucumán sea responsabilidad de los Gobernadores de Jujuy y Salta, ya que por sus provincias ingresa dicha droga luego de atravesar una serie de postas regionales hasta llegar a sus provincias y seguir camino.

Tampoco se lo responsabilizó, puntualmente, al Gobernador de Jujuy por el ingreso del Tren de Aragua (organización criminal venezolana) que encontró en el Punto Tripartito condiciones anómicas similares a las de la Triple Frontera. Y no se lo responsabiliza porque claramente las fronteras no son jurisdicciones provinciales. Las mismas le pertenecen al Ministerio de Seguridad de la Nación que ya lleva cuatro gestiones rifadas en donde cada una paga y acumula las impericias de la otra.

Sin embargo, sí se intentó vincular al Gobernador de Formosa, a partir de la cocaína que habría recorrido toda la hidrovía para salir del Puerto de Buenos Aires hacia Europa, con organizaciones de la emblemática triangulación Bolivia, Paraguay, Argentina.

Formosa compone el estigma narco del NEA. Región de informes siempre desfavorables y en donde la hidrovía, que es jurisdicción federal, debiese ser responsabilidad de las provincias que bordea conforme a su vez, al color político nacional de turno y por ende, al denunciante de turno.

Ahora bien, la geografía del NEA y el semillero criminal que acuna la Triple Frontera marea a los improvisados e improvisadas que hablan de Narcotráfico a partir de lo que piensan y creen en una búsqueda confusa hacia la inducción. Por eso no pueden explicar los tiempos de ingreso de las organizaciones criminales emergentes de Brasil, como el PCC y el Comando Vermelho.

Organizaciones que ingresaron por etapas a la Argentina.

Una primera etapa de forma golondrina.

Una segunda etapa en pequeñas clicas. Y una tercera etapa de recursos humanos seleccionados de las mismas para fusionarse con bases locales. Porque así es como se construyó el narcotráfico argentino. Bajo fusión.

Las organizaciones mencionadas, con relación parcial con el EPP de Paraguay, ingresaron al país durante la gestión Bullrich en diferentes franjas desde el año 2018. Pero no lo hicieron por Clorinda, a pesar de que dicha ciudad fue dejada por fuera de los puestos de control y vigilancia de fronteras. Lo hicieron, por comodidad de rutas y por operación de velo y engaño, por Eldorado, Misiones.

A la fecha, la movilidad criminal persiste, dado que no existe investigación criminal de rigor, y la Ministro Frederic no distingue lo que es la inteligencia criminal cuando vende operativos de la misma línea de incautaciones enfriadas sin detenidos.

Seguridad desde el bastión narco

Enmarañan, las Girls anticorrupción mediáticas, distorsionan la realidad de las redes del narcotráfico en Argentina. Y su bagaje ignorante las delata por haber expuesto al emblema moral de Elisa Carrió, a hacer campaña política de seguridad en unos de los bastiones más grandes del narcotráfico de la argentina y el segundo más emblemático de la CABA, después de la villa 1.11.14. La villa 31.

Con calcinados, muertos regulados, fuerzas federales de distracción fácil, corredores sombríos de la droga y bajo un farolito, la referencia moral vendía al bastión narcótico como un “barrio seguro”.

Pero seguramente eso no sea lo suficientemente relevante para detectar las diferencias entre la tendencia hacia la información, de la investigación de rigor.

El estigma narco del NEA garpa, como dice un investigador, “hasta por estética”. Y en esa estética demoledora y de estigma, entra también Paraguay. Porque en el afán de la noticia de hilado forzado, desconocen que Paraguay es el país de la región que mejor encaró, en los últimos 4 años, el delito del Narcotráfico al tomar también los delitos de Microtráfico y Narcomenudeo. Atendiendo a las tres vías de tráfico, desmantelando plantaciones, centros de acopio e incursionado, en Pedro Juan Caballero como un enclave y no para la vulgaridad de una foto con traje de cazadora.

Han sido y son, las acciones de Paraguay contra el Narcotráfico, las que limitaron al momento, la consolidación del mercado sintético en Argentina.

Nota al pie

(Hidrovía: Vía económica fundamental para las provincias que atraviesa, pero también corredor emblemático para el tráfico de estupefacientes que lleva un crecimiento paulatino pero sostenido desde hace 8 años. Su consolidación, se da en pandemia. Hoy, por dicho corredor, se estima que circula el 35% de los estupefacientes que se ramifican hacia distintos sectores de la región central y que llegan a ejecutar, por sus referentes, la triangulación europea.

La hidrovía, es a su vez, la nueva línea de la matriz subterránea del Narcotráfico para la instalación acabada del mercado sintético que incluye el fentanilo, y las primeras aproximaciones del hachís afgano. Además, es pieza imprescindible para la salida de cocaína de los tres países productores. En especial de Bolivia y Perú).

Fuente: Blog de Laura Etcharren