Tensión política en España tras las burlas de Vox sobre la amenaza de muerte al líder de Podemos

Internacionales Política
 Tensión política en España tras las burlas de Vox sobre la amenaza de muerte al líder de Podemos

El líder de la formación española Unidas Podemos, Pablo Iglesias, abandonó hoy un debate radial junto a otros candidatos a gobernar Madrid, después de que el partido ultraderechista Vox se burlara e incluso pusiera en duda la veracidad de las amenazas de muerte contra él y su familia, lo que tensa aún más la situación política de cara a unas elecciones relevantes para el tablero nacional.

“Los españoles ya no nos creemos nada de este Gobierno. Si usted es tan valiente, levántese y lárguese”, dijo Rocío Monasterio, la candidata de Vox, al inicio del debate en la Cadena SER, en el que se invitó a los postulantes a solidarizarse con el dirigente que renunció recientemente al cargo de vicepresidente segundo para presentarse al Ayuntamiento de la capital española.

“Esto no es aceptable”, respondió por su parte Iglesias, que recibió una amenaza de muerte escrita en una carta dirigida a él y su familia, acompañada de cuatro proyectiles calibre 7.62 completos, en medio de una tensa campaña de cara a las elecciones del 4 de mayo.

El candidato del partido de izquierda comunicó a la moderadora que abandonaría el estudio si Monasterio no se retractaba de sus palabras, recogió la agencia de noticias Sputnik.

“Si no se retracta y permite que siga en este debate, creo que estás cometiendo un error, blanqueando que esta gente pueda estar aquí defendiendo cosas que van en contra de la democracia”, indicó Iglesias, que finalmente abandonó su asiento y agregó: “No vamos a debatir con la ultraderecha”.

En ese momento, la moderadora del debate, la periodista Angels Barceló, reprendió a la candidata de Vox al afirmar que los demócratas “escuchan las opiniones de todo el mundo”, y le pidió a Iglesias volver a la mesa para “responder a la provocación de la ultraderecha”.

Iglesias se negó y el debate continuó sin su participación. “Estamos mejor ahora, ha salido huyendo, igual que ha salido del Gobierno huyendo”, continuó provocando la candidata de la ultraderecha.

La dirección nacional de Vox respaldó el accionar de su candidata para Madrid: “No llores, Pablín”, pidió la secretaria general de la agrupación en el Congreso, Macarena Olona.

Iglesias, que aspira a la jefatura de Gobierno de la capital española, denunció ayer que recibió una carta de amenazas acompañada con cuatro proyectiles de bala

“Pablo Iglesias Turrión. Has dejado morir a nuestros padres y abuelos. Tu mujer, tus padres y tú estáis sentenciados a la pena capital. Tu tiempo se agota”, dice el texto que recibió el dirigente, que lo publicó en su cuenta de la red Twitter junto a una foto con las cuatro balas y el sobre a su nombre.

Además de Iglesias, recibieron sobres con amenazas y fusiles el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez.

Si bien después de que Iglesias abandonara el estudio el debate siguió adelante, finalmente otros candidatos precipitaron su fin de forma anticipada como muestra de solidaridad.

“Yo me he quedado por respeto a la democracia y porque el odio no puede silenciar a la democracia. Yo pensaba que el señor Iglesias iba a volver”, dijo el candidato del partido socialista, Ángel Gabilondo, quien anunció su decisión de abandonar el debate al señalar que había que apoyar a “los amenazados”.

Lo mismo hizo Mónica García, candidata de la formación progresista Más Madrid, quien calificó lo sucedido como de “extrema gravedad”.

“Yo no quiero pasar un minuto más con usted”, dijo Mónica García, refiriéndose a la candidata de Vox.

Por su parte, Edmundo Val, candidato de la formación liberal Ciudadanos, pidió a sus interlocutores no levantarse de la mesa para “no hacer el juego” a Monasterio, a lo que la candidata de Más Madrid respondió que “no se puede dar un debate cuando alguien está chillando y apaleando sistemáticamente a la democracia”.

El debate no contó con la participación de la candidata del Partido Popular, la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que encabeza las encuestas, aunque sin mayoría suficiente para gobernar en solitario, lo que abre la puerta a un posible pacto para hacerlo con Vox.

A nivel nacional, la vicepresidenta primera del Gobierno español, Carmen Calvo, dijo que “no se parará hasta encontrar a los responsables” de las amenazas.

En un tono similar se expresó el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que no obstante pidió paciencia porque “los hechos son recientes” y es necesario “dejar que las investigaciones transcurran adecuadamente”.