Anselmo Zoilo Duca: 1899 – 9 de mayo – 2021

Opinión Política Provinciales Sociedad

Por Adrián Anselmo Duca

Hoy cumpliría 122 años el Gobernador de los caminos. Cuando asumió su cargo el 1° de mayo de 1958 en todo el Chaco había 15 kilómetros de rutas pavimentadas: desde la Plaza principal “25 de Mayo” en Resistencia hasta Puerto Vilelas y Puerto Barranqueras.

Por gestión directa, con el apoyo del Presidente Frondizi y del ingeniero Petris -Director de Vialidad Nacional- y la entonces modesta Vialidad Provincial creada 4 años antes, tras la provincialización, le inyectaron poder acompañándolo como artífice del plan de obras de 555 kilómetros de rutas pavimentadas. Debemos recordar al agrimensor Simián que vino de Santa Fe, al ingeniero Emilio García Solá, al contador Kesselman y a tantos otros que se sumaron a este enorme desafío.

Inauguración de la Cantera Las Piedritas. Foto gentileza: familia Duca.

No sólo se vinculó el Chaco mediante tales kilómetros encarados, sino además se culminó la Ruta Nacional 11 -paralizada en San Justo y Vera (Santa Fe) desde la caída de la presidencia de Juan Domingo Perón- y los tramos de caminos hasta el Puente San Ignacio de Loyola, entre Clorinda (Formosa) y Asunción (Paraguay), para conectar a la Provincia con toda la región.

En la campaña electoral cuando prometía estas obras un candidato opositor preguntaba: “¿Para qué quieren rutas pavimentadas? Si las rutas no se comen y sólo sirven para que los ricos salgan de vacaciones”. Y Duca contestaba: “Las rutas no se comen, pero darán de comer ya que la producción del Chaco saldrá aunque llueva o truene”.

Junto al gobernador de Corrientes, Fernando Piragine Niveyro, en una barcaza de Prefectura Nacional tiraron la piedra fundamental en el medio del Río Paraná donde se construyó el Puente “General Belgrano”.

En esa circunstancia un periodista, basándose en el entonces también propuesto túnel subfluvial “Hernandarias” entre Paraná y Santa Fe, le preguntó “¿Por qué un puente y no un túnel?” a lo que Duca le contestó con picardía: “Porque el puente se ve”. Otra apostilla es que el túnel en el año 2001 fue rebautizado “Uranga-Sylvestre Begnis” en homenaje a los gobernadores de Entre Ríos y Santa Fe también entre 1958 y 1962.

Para el Aeropuerto Internacional de Resistencia, el gobernador Duca había pedido a los ingenieros García Solá y Grimaux -quien se hizo cargo del proyecto- que buscaran un espacio amplio, en terreno alto no inundable y alejado de zonas pobladas, rutas y líneas de alta tensión. Con el paso de los años, tras el crecimiento urbano y de infraestructura, la consigna parece superada.

Dos políticos y senadores del FPV por el Chaco, en el 2014 le pusieron el nombre “Juan Domingo Perón”. Hasta el entonces senador radical chaqueño no apoyó la propuesta diciendo que merece llamarse “Gobernador Anselmo Duca” en homenaje a quien lo impulsó e hizo realidad. Hasta el aeropuerto correntino, también construido en el mismo período, pasó de llamarse “Cambá Punta” a “Doctor Fernando Piragine Niveyro”. En las provincias vecinas tienen memoria y justo reconocimiento, parece que en nuestro querido Chaco son frágiles.

Un político de manos limpias y uñas cortas. Un ejemplo para las nuevas generaciones. Cuando regresó a su farmacia en Sáenz Peña, luego de la intervención federal, volvió con menor patrimonio del que tenía al irse a Resistencia y regresó en ómnibus. El gobierno para él era un acto de servicio al pueblo y con el pueblo que debía ejercerse con la mayor transparencia. No actuaba en política para enriquecerse con retornos ni con arreglos espurios.

En el casamiento de su hijo, padre de los dirigentes peronistas Gabriel y Adrian Duca. Foto gentileza: familia Duca.

Ni cuatro años de gestión, desde el 1° de mayo del 58 al golpe y la intervención del 19 de marzo del 62. La explotación de la cantera Las Piedritas, otra obra impulsada para las bases de los caminos de pavimento. Las rutas 16, 11, 89, 90, 94 y 95, uniendo Resistencia con Avia Terai hasta Salta y General Pinedo y Sáenz Peña con Juan José Castelli y el límite con Santa Fe. Cuando años después era gobernador Deolindo Felipe Bittel y debía inaugurar el pavimento desde Plaza a Resistencia, invitó al exgobernador Duca y cuando habló en el palco dijo: “Nunca me gustó vestirme con ropa ajena, por eso lo invité a don Anselmo Duca, porque es el padre de los caminos pavimentados”.

Antes del pavimento los micros tardaban más de 6 horas entre Sáenz Peña y Resistencia, en tiempos de sequía con colchones de tierra, cuando llovía se empantanaban y muchas veces los pasajeros debían caminar en el barro hasta las vías del Ferrocarril General Belgrano con sus equipajes y paciencia.

También se crearon y erigieron 37 escuelas, 27 comisarías, 23 hospitales, 13 salas de primeros auxilios, 14 edificios municipales, 22 radioestaciones, 23 usinas eléctricas incluida la Superusina de Barranqueras, el polígono del Tiro Federal de Resistencia y el edificio de la Escuela de Policía. Entre otras obras se construyeron miles de viviendas, el edificio del Registro de la propiedad, el edificio del In.S.S.Se.P. (Instituto de Seguridad Social, Seguros y Préstamos, entonces IPS) y juzgados en distintas ciudades del interior.

Comenzando las tareas de terraplenado en la Ruta Nacional 16, en Presidencia de la Plaza. Foto gentileza: familia Duca.

En su gestión además se impulsó la COTAP (Cooperativa de Provisión de Servicios del Transporte Automotor de Pasajeros). En 1958 se creó y puso en marcha el Consejo de la Magistratura y Jurado de Enjuiciamiento, eligiendo a sus miembros y al primer Procurador General y convirtiendo al Chaco en la primera provincia en contar con el órgano judicial inédito en el país. El Superior Tribunal de Justicia había sido creado 5 años antes durante la gestión de Felipe Gallardo. Asimismo, se creó el Consejo General de Educación incluyendo el primer Estatuto del Docente del país. También se construyeron filiales del Banco del Chaco en Sáenz Peña y Villa Ángela y el ala izquierda de la Casa de Gobierno, entre otra infinidad de obras.