Tevez se va de Boca, en lo que parece la “crónica de un final anunciado”

Deportes Nacionales
 Tevez se va de Boca, en lo que parece la “crónica de un final anunciado”

Carlos Tevez anunció hoy su despedida como jugador profesional de Boca Juniors, aun con contrato vigente hasta diciembre venidero y, pese a que argumentó que una cuestión “mental” lo llevó a decir adiós, la decisión se parece a “una crónica de final anunciado”.

A pesar de que hubo un clima de concordia en la conferencia de prensa que brindó hoy en la Bombonera, y de que manifestó sentirse “pleno” al tomar la decisión de decir chau, el ídolo sabía que esta posibilidad del retiro del club asomaba latente.

El capitán y referente del plantel que dirige Miguel Angel Russo, uno de los máximos estandartes de la entidad de la Ribera, cerró su tercer ciclo con la camiseta azul y oro. Y no estará mas para buscar esa Copa Libertadores, la séptima estrella tan ansiada.

Aquella tarde destemplada de julio de 2015 parece lejana. Ese día, Tevez volvió como un hijo pródigo y la Bombonera lo esperó rebosante, con más de 50 mil hinchas que concurrieron solamente para verlo a él.

Pero su presente es diferente. El delantero luce hoy desgastado, sin demasiadas ganas (“me costaba enfocarme en lo mental hasta para ir a entrenar”, confesó), sin poder sobrellevar la muerte de su ‘padre de la vida’, Segundo, el 21 de febrero pasado y tampoco la de Diego Maradona, su ídolo máximo.

Además, la relación con Juan Román Riquelme y los integrantes de la secretaría de fútbol ingresaron en un punto de indiferencia. A punto tal que la convivencia pareció un calco de aquella estrofa del poema de Jorge Luis Borges “No nos une el amor sino el espanto”.

Todavía resuena en la cabeza de “Carlitos” aquella frase del colombiano Jorge Bermudez, uno de los componentes del Consejo futbolístico que dijo que “cuando nosotros llegamos Tevez era un ex jugador”.

El sabe que el departamento de Fútbol integrado por los ex jugadores Bermúdez, Raúl Cascini y Marcelo Delgado lo respetaban, pero con límites. Esos mismos que la rebeldía exhibida en tiempos en los que peleaba por una pelota en el humilde ‘Fuerte Apache’ le impedía aceptar.

“Hay un Mundo Boca adentro y otro afuera. Yo me quedo con el de adentro” dijo hace poco el DT Miguel Angel Russo, el hombre que intentó siempre apaciguar y despejar las señales de tormentas internas.

Sin embargo todos sabían que parte de la dirigencia miraba de reojo a quien no negaba amistad con el presidente Daniel Angelici y con el ex mandatario de Argentina y del club, Mauricio Macri.

“Que él (Tevez) anuncie su salida nos ahorra un costo político”, dijo a Télam un allegado al consejo de fútbol y dirigente de peso en la Comisión Directiva.

Mas allá de que en público no se pronuncie (en la charla despedida, el jugador agradeció a todos) ese Tevez molesto y contestatario “no le conviene a nadie”.

En agosto próximo se cumplirá un año del llamado del presidente Jorge Amor Ameal para poner paños fríos a la situación y convencerlo de que firmara su renovación con una clausula “gatillo” para que pudiera irse seis meses antes. También por esos días hubo una charla de ‘ídolo a ídolo’ entre Carlitos y Román, donde cada uno “dijo lo que había que decir” sin guardarse nada.

Quienes lo conocen en la intimidad le contaron a Télam que Tevez empezó a meditar su salida tras el fallecimiento de su padre Segundo.

Tampoco está hoy su compinche y amigo, Ramón ‘Wanchope’ Abila, quien se marchó hacia Minnesota de la Major League Soccer (MLS) del fútbol de Estados Unidos.

“Con el tiempo se sabrán las cosas”, manifestó -en forma enigmática- el atacante cordobés, cuando suscribió su vínculo con la franquicia norteamericana.

Abila terminó siendo la punta de lanza de una renovación de plantel, al que ya no pertenecerán Mauro Zárate, Julio Buffarini, Emmanuel Más, Leonardo Jara y Franco Soldano, entre otros.

Y donde Tevez será ahora espectador desde afuera. En su pecho quedan los títulos locales, la Libertadores y la Intercontinental conseguida con la camiseta que amó siempre.