Caída versus derrame

Opinión Política Provinciales

Por Cristian Muriel

“No conozco personalmente al ministro X… porque Capitanich no te manda a sus ministros; viene él al Ministerio y gestiona lo que haga falta”, decía la semana pasada un funcionario del gabinete nacional.

No era un halago: lo ponía incómodo discutir tecnicismos con un jefe de Estado, y además parecía implícito el ninguneo del gobernador hacia su propio ministro. Pero reconocía que “Coqui sabe todo, conoce todos los números” y nunca se iba con las manos vacías.

Ahora bien: traer convenios y compromisos de inversión no alcanza, por muchos flyers que auguren futuros venturosos, para ganar una elección. En todo caso, el único que sigue meticulosamente la andanada de inversiones millonarias anunciadas todos los días por el gobierno es Carim Peche, que cada miércoles utiliza esa información para preguntar adónde fue a parar la plata que mandó Nación.

Días atrás en un zoom con periodistas Capitanich aseguraba que al votar en las próximas elecciones los chaqueños y chaqueñas iban a valorar las inversiones en obras, incluso en aquellas que no se ven o están a medio terminar. Creemos que fue una respuesta al boleo, dado que él mismo había supeditado tiempo atrás el éxito de los comicios al aumento del PBI, y sabe mejor que nadie que de esa ponchada de plata lo que importa es el derrame.

Paradójicamente, a medida que avanza la campaña de vacunación se diluye su efecto esperanzador en términos electorales, y al día de la fecha, con más de 640 mil personas inoculadas (más de 130 mil con la segunda dosis) y los operativos extendidos a mayores de 18 años, la economía vuelve a ser el problema excluyente.

En Chaco hay 83 mil tarjetas Tuya Alimentar que distribuyen 12 mil pesos para hogares de tres o más hijes, y un beneficio de 12 mil pesos mensuales para madres con siete o más hijes que reciben una pensión no contributiva. El impacto en la base de la pirámide es indudable. Pero en junio la caída del consumo de alimentos en todo el país fue superior al 15%, según especialistas del sector de kioscos, almacenes y autoservicios, y se espera que el 2021 cierre sin recuperación.

Según un estudio reciente, 7 de cada 10 consumidores cambiaron su marca habitual por una más económica, y aunque no están insatisfechos, “volverían a la marca anterior si pudieran hacerlo”. O sea, se cayeron al estante de abajo de la góndola y hoy son más pobres económicamente pero también aspiracionalmente. Tienen la autoestima por el piso, que es lo peor que le puede pasar a los sectores medios en víspera de elecciones.

Por eso es tan irritante la noticia de descuentos a docentes por días de paro, al punto que la medida, de estricta legalidad a tenor de la sentencia de la Cámara de Apelaciones del Trabajo (más allá de la orden de reintegrar las diferencias que superen el veinte por ciento del salario) se ha convertido en el caballito de batalla de la oposición, que hasta propuso “tácticas” para anticiparse a eventuales reintegros totales.

En diálogo con uno de los más de 50 mil docentes que hay en la provincia, este cronista obtuvo el siguiente off the record: “El problema es que, con descuentos y todo, a muchos docentes, sobre todo los que tienen que viajar todos los días, les conviene más hacer paro”. No estaba carnereando a sus colegas: exponía lo achatado que está el salario medio del sector, toda vez que el costo de pasajes o combustible consumiría el veinte por ciento del sueldo.

Aunque hay un consenso respecto al triunfo del Frente de Todos a nivel nacional y del Frente Chaqueño en la provincia, el problema sigue siendo por cuánto se gana, porque lo que hay en juego son bancas, y ya se sabe que en elecciones de medio término se abre la jugada, las gestiones se plebiscitan y el electorado premia o castiga.

Pero hay una noticia que, de confirmarse, valdría por sí sola unos cuantos puntos en las urnas al descomprimir el actual malestar de los sectores medios: el postergado tratamiento en el Congreso de una ley de compensación de tarifas energéticas para el Norte Grande. Siempre y cuando la disminución de costos se refleje en la factura de Secheep.