Mientras Capitanich anuncia aumento de sueldo, la docencia baraja nombres para reemplazar a Torrente

Editorial Política Provinciales
 Mientras Capitanich anuncia aumento de sueldo, la docencia baraja nombres para reemplazar a Torrente

De acuerdo al decreto 1504 del pasado 8 de julio, Daniela Torrente se ausentó de la provincia “por razones inherentes a sus funciones”, por lo que Santiago Pérez Pons quedó a cargo de la cartera entre el 10 y el 20 de julio. Los corrillos aseguran que es el plazo que se dio el gobernador Capitanich para encontrarle reemplazante.

La “necesidad” de designar por decreto al súper-ministro de Planificación, Economía e Infraestructura, Santiago Pérez Pons, en lugar de Torrente, “para no resentir el funcionamiento del área” durante su ausencia, no convenció a los docentes, que creen que se trata lisa y llanamente de una intervención. También hay quienes aseguran que la ministra se enteró del plan y dio el portazo primero.

Son dos los nombres que más fuerte sonaron durante las últimas horas para reemplazarla una vez concluido el interinato de Pérez Pons: Analía Flores, exsubsecretaria de Calidad y Equidad durante la gestión de Marcela Mosqueda, y Aldo Lineras, decano de la Facultad de Humanidades de la UNNE y presidente de la Asociación Nacional de Facultades de Humanidades.

La primera, de intensa actividad durante su paso por el ministerio y con un alto nivel de exposición, fue Directora de Política Socioeducativa y “armadora” de las Secundarias Rurales Mediadas por TiCS en 2012. Aseguran que más allá de su experiencia, habría sido Capitanich el primero en vetarla.

Lineras, por su parte, si bien vinculado tradicionalmente al mundo académico, fue una de las caras visibles del frente universitario que se opuso más activamente a las embestidas del macrismo contra le educación pública, y participó junto al entonces intendente de Resistencia de varios foros y del lanzamiento del espacio “Frente Educativo Chaco”.

Si bien ninguno de estos nombres fue oficialmente confirmado o desmentido, el cambio de aire en Educación parece inevitable a raíz del desgaste de la titular de la cartera, que tuvo que lidiar con la adaptación de la enseñanza a la pandemia y, producto de la pesada herencia macrista, con el paro docente más extenso de la última década. Capitanich buscaría así mejorar el humor de los 50 mil docentes habilitados para votar en las PASO del 12 de septiembre y las generales del 14 de noviembre.

La decisión, finalmente, sería complementaria del aumento de sueldo docente anunciado este viernes en el Salón Obligado de Casa de Gobierno, que para el segundo semestre alcanzará el 10,5% incluyendo la cláusula gatillo, y adelantará un mes el pago de los 300 puntos que iban a ser oblados en agosto.