El baile de los que sobran

Opinión Política Provinciales

Por Marcelo Salgado

Esa canción de Los Prisioneros, escrita en el Chile neoliberal de los 80 y retomada por la juventud como himno 30 años después en el reclamo ante el aumento del pasaje de transporte, derivó en una profunda rebelión que no estaba en los cálculos de nadie.

Ante el desarrollo fenomenal del capitalismo 4.0, que ya no necesita más que una pequeña fuerza de trabajo calificada para producir mercancías y servicios, una enorme cantidad de trabajadores le sobran al sistema, ya no son necesarios, ni siquiera ya como ejercito de reserva industrial que presione para la baja salarial.

Y para colmo vino la pandemia, que de golpe y porrazo dejó desamparado a 9 millones de trabajadores informales en nuestro país.

Ya no solo es la pobreza estructural acumulada desde los 70, ahora viene en aumento el empobrecimiento de capas medias.

Ahí aumentan la incertidumbre y los miedos de la precarización de la vida y el temor a ya no ser parte de la sociedad incluida. Y en esas emociones se corporiza el nuevo enemigo a quien responsabilizar de todos los males.

EL GARROTE QUE ESPERA

Periodistas, funcionarios y candidatos se escandalizan por el crecimiento de las organizaciones sociales, abordan el fenómeno por sus consecuencias, muy pocos lo hacen por sus causas.

Y mucho menos se atreven a pensar cómo gestionar la pobreza más allá del garrote para mágicamente solucionar esta situación y en ello encubrir que quieren recuperar la intermediación que las iglesias, ongs y movimientos sociales, quienes ocuparon el territorio ante el abandono que la política y el Estado hicieron en los 90.

El descrédito, la estigmatización y la represión estatal serán las herramientas para disciplinar a los movimientos sociales y organizaciones que no respondan a la política partidaria que administre los distintos estamentos estatales.

Esperemos que las imágenes de Chile, Perú, Colombia o las del 2001 en nuestro país no las tengamos que vivir nuevamente.

Marcelo Salgado es profesor en Psicología y ex-Subsecretario de Derechos Humanos de la Provincia del Chaco.